Está más que claro que los años de contaminación ambiental e intervención humana en prácticamente todos los ecosistemas de la Tierra están comenzando a manifestarse con fuerza en nuestro entorno. No es raro ya escuchar de problemas como el derretimiento de los polos, cambios en los patrones de conducta animal y variaciones en los patrones climáticos existentes.

Todo ello se ha vuelto una consecuencia de nuestras acciones y con cada vez más rapidez y velocidad vemos cómo la falta de acciones para cambiarlo, aumentan la velocidad de los resultados negativos. En este caso, el equipo de científicos compuesto por Thorsten Seehaus, Philipp Malz, Christian Sommer, Stefan Lippl, Alejo Cochachin y Matthias Braun se dedicó a estudiar los efectos que todas las acciones humanas han tenido en la zona glaciar del Perú.

Los resultados de esta investigación se publicaron el 30 de septiembre de este año The Cryosphere. Allí, no solo se detallaron muchas de las causas posibles del fenómeno del retroceso glaciar, sino las posibles consecuencias que ello podría tener en el funcionamiento de Perú a largo plazo.

El cambio climático está pasando factura

De forma general, es fácil notar que el cambio climático se trata de uno de los principales motivos de la desaparición de los glaciares en el Perú. Sin embargo, para tener una respuesta más específica es necesario hacer referencia al calentamiento global y a el efecto que este ha tenido sobre fenómenos climáticos ya antes conocidos, como, por ejemplo, El Niño.

Este último, ha sido uno de los actores principales en el proceso de retroceso glaciar que vive el territorio peruano. El aumento de las temperaturas y los periodos de sequía que superan el promedia han hecho que los glaciares pierdan agua –y, por lo tanto, volumen y masa– con cada vez más rapidez.

30% del total de la superficie glaciar ya se ha ido para siempre

Los científicos de la FAU (Friedrich-Alexander-Universität Erlangen-Nürnberg), para poder tener una imagen más clara del antes y el después, se dedicaron a comparar los datos obtenidos de investigaciones previas con los que iban recopilando durante el estudio.

Gracias a esto lograron notar que no solo había glaciares que habían perdido gran parte de su masa, sino que ya 20 de los más de 1.700 que había en ese entonces ya había desaparecido por completo del mapa.

Según sus estudios, un específico 29% de la totalidad de glaciares que había en el territorio peruano en el 2000 ya para el 2016 no existía. Asimismo, los datos recopilados les permitieron ver que esta tendencia de deshielo se volvió hasta 4 veces más intensa a entre del 2013 y el 2016 –fecha en la que culminaron la recolección de datos.

Esto tendrá repercusiones climáticas, económicas y de seguridad en Perú

La pérdida de los glaciares no solo trae consecuencias graves ya conocidas por todos como el aumento del nivel de los océanos, el cambio en sus temperaturas y la posible extinción de especies no adaptadas a los cambios. De hecho, también puede verse su incidencia de forma regional, sobre todo, cuando son una parte vital del funcionamiento de la sociedad, como es el caso de los glaciares peruanos.

El derretimiento de estos gigantes de hielo a la larga podría afectar la economía de la nación. Ya que, durante las épocas de sequía, su deshielo se convertía en una fuente de agua estable para diferentes actividades. Entre ellas: el desarrollo de cultivos, las actividades hidroeléctricas e incluso para su conversión en agua potable. El deshielo hace que estas fuentes de vida se agoten cada vez con mayor velocidad y llegará un punto en el que los peruanos no podrán aprovechar estos recursos.

Asimismo, el deshielo constante también causará la formación de lagos nuevos entre las montañas en los que se concentrarán las cantidades de hielo derretido. Estos, de no ser controlados, podrían terminar generando deslaves que afecten la seguridad de los pueblos cercanos.

Como conclusión es fácil notar que Perú necesita desarrollar nuevas políticas preventivas para responder a esta situación. Sin embargo, ello no será suficiente.

En realidad, esta investigación sirve como un nuevo recordatorio de la realidad que estamos viviendo. Asimismo, sirve para entender lo que tendremos que vivir. si no comenzamos a tener una actitud más consciente. ¿De qué? De lo que podemos hacerle a nuestro entorno y de las medidas que debemos tomar para evitar continuar dañándolo.

Referencia:

Changes of the tropical glaciers throughout Peru between 2000 and 2016 – mass balance and area fluctuations: https://www.the-cryosphere.net/13/2537/2019/