El acceso remoto ha sido sin duda una de las funciones más útiles a las que hemos tenido acceso de los sistemas operativos. La posibilidad de brindar soporte o desplazarnos a través de un computador con el que no compartimos espacio físico es genial y en Windows existe desde hace mucho tiempo bajo el nombre de “Escritorio Remoto”. Sin embargo, esta conexión se realiza a través de un puerto al que llegamos a través de una IP, un método útil sobre todo para administradores, pero no tanto para usuarios comunes.

En ese sentido, Windows 10 ha incorporado una herramienta bastante fácil de usar y que te permitirá ceder o tomar el control de un computador rápidamente. Esta característica se presenta bajo el nombre de: Asistencia Rápida.

El acceso remoto nativo de Windows 10

Asistencia Rápida es la respuesta de Microsoft ante la necesidad de un método más sencillo para el acceso remoto. Si bien el Escritorio Remoto ha sido sumamente útil, no resulta tan amigable para usuarios comunes por lo que Asistencia Rápida llega para cubrir este espacio. Si necesitas que alguien te ayude con cualquier actividad en tu computador, puedes cederle el control fácilmente en cuestión de segundos.

Microsoft asegura que hackers iraníes planean atacar una campaña presidencial

Para empezar, ubica la opción de Asistencia Rápida desde la barra de búsqueda o en el menú inicio, en la carpeta “Accesorios de Windows”.

Una vez ejecutes la aplicación se desplegará una pequeña ventana emergente con dos opciones: obtener asistencia y dar asistencia. Cabe destacar que para ambos casos deberás iniciar sesión con tu cuenta Microsoft.

Si quieres brindar asistencia, el sistema generará un código de 6 dígitos que tendrás que proporcionarle a la persona que ayudarás. Una vez el receptor ingrese el código, tendrás el control del computador en cuestión y verás su pantalla. Por su parte, para recibir ayuda el proceso es precisamente el contrario, por lo que deberás recibir el código de 6 dígitos de la persona que te ayudará, ingresarlo y listo.

Más en TekCrispy