Tortuga boba bebé y piezas de plástico extraídas de sus vías intestinales. Crédito: Ciudad de Boca Raton, Gumbo Limbo Nature Center.

El tema de la contaminación ambiental sigue siendo motivo de preocupación e indignación entre los humanos, aun a pesar de saber que todos tenemos nuestra cuota de responsabilidad en ella. Es de especial mención la contaminación plástica del agua, que como han corroborado estudios presentados anteriormente, ha logrado formar costras en las rocas de las playas, ha infestado el fondo de los océanos y ha logrado invadir incluso las entrañas de los animales marinos.

A propósito de ello, recientemente el Gumbo Limbo Nature Center publicó la triste historia de una tortuga marina que murió a causa de este problema, y las fotos se hicieron virales en la red social Facebook esta semana. En estas se puede ver una tortuga pequeña, sin vida, y a su lado, decenas de piezas pequeñas de plástico que se encontraron en el interior de su tracto digestivo.

La tragedia de las tortugas bobas bebés e inocentes

Tortugas bebés rescatadas y en rehabilitación. Crédito: Ciudad de Boca Raton, Gumbo Limbo Nature Center.

A pesar de que muchas personas mantienen altas expectativas en los inicios de mes, a veces estos no resultan tan agradables como se podría esperar. Tal es el caso del mes de octubre, en cuyo primer día el Gumbo Limbo Nature Center en Boca Ratón, en Florida, publicó desgarradoras imágenes de una tortuga bebé que murió por ingerir cantidades importantes de plástico de orígenes muy diversos.

Las playas de Florida conforman un hábitat afable para que cinco especies de tortugas marinas formen sus nidos: la tortuga boba (Caretta caretta), verde (Chelonia mydas), laúd (Dermochelys coriacea), la tortuga lora (Lepidochelys kempii) y la tortuga carey (Eretmochelys imbricata).

Según la Comisión de Conservación de Pesca y Vida Silvestre de Florida, todas las especies mencionadas se encuentran en peligro de extinción o bajo amenaza según la Ley de Especies en Peligro. A pesar de ello, es común ver a la tortuga boba anidando en el área de Boca Ratón en el sur de Florida.

Esta especie hace sus nidos en la arena, donde los huevos se van incubando durante un periodo de 60 días, luego de lo salen sus crías, que emergen de manera desesperada hacia el mar, donde empiezan a nadar de inmediato avanzando varios kilómetros de la costa hacia las esteras de algas flotantes que les sirven de alimento y que se conocen como sargazo.

Estas recién nacidas indefensas buscando comida y refugio en los lechos de algas marinas durante los primeros años de su vida. Es allí donde consiguen pequeños camarones y otros tipos de crustáceos con los que satisfacer su apetito, pero junto a ellos una gran cantidad de partículas y piezas de plástico que inevitablemente consumen por su tamaño reducido, ideal para un bocado.

Plástico de orígenes diversos

En esta oportunidad, se encontró una tortuga boba bebé que había nadado unos pocos kilómetros en el mar para buscar alimento, una actividad que inician entre el primer y segundo mes de edad, según Leanne Welch, gerente del Gumbo Limbo Nature Center, quien ha participado en el rescate y rehabilitación de tortugas marinas.

Según una declaración de Whitney Crowder, coordinadora de rehabilitación de tortugas marinas en el Gumbo Limbo Nature Center, al portal South Florida Sun Sentinel, encontraron un trozo de globo y también había una envoltura que se coloca en el exterior de las botellas.

Pero tal como comentó Welch, este no es el único caso de este tipo, e incluso puede decirse que es algo que ven todos los días al realizar autopsias de animales marinos. Según su declaración, el 100 por ciento de las tortugas en esta etapa que no han sobrevivido tenían plásticos en sus vías intestinales, lo cual ocasionaba obstrucciones que afectaban su salud.

Así también, conviene citar el comentario del personal del Gumbo Limbo Nature Center en respuesta a su publicación de las fotos de la tortuga en Facebook:

“Muchas de estas tortugas jóvenes están muriendo por impacto plástico. El plástico las tapona y provoca un shock séptico. La contaminación plástica es el mundo triste en el que vivimos ahora. Tenemos que hacerlo mejor”.

Se trata de una situación por de más lamentable. Este, junto con las fotos publicadas haces meses de un ave alimentando a su cría con una colilla de cigarrillo han logrado conmover a muchas personas respecto a este tema. Sin embargo, sigue siendo necesario tomar medidas para mitigar este y otros efectos de la contaminación en las especies de nuestro planeta.

Referencia:

Publicación de Gumbo Limbo Nature Center, Inc. https://www.facebook.com/GumboLimboNatureCenter/photos/pb.169945929729480.-2207520000.1570218165./2634520876605294/?type=3&theater