Foto: Reuters

Francia se convertirá en el primer país europeo que usará el reconocimiento facial para mejorar su sistema de seguridad, brindándoles a sus ciudadanos una identidad digital más segura a través de una aplicación móvil que compara las fotos de los usuarios.

El Presidente de Francia, Emmanuel Macron, comunicó que la tecnología de reconocimiento facial, bautizada como ALICEM (siglas de Autenticación en Línea Certificada en Móviles) comenzará a implementarse en el mes de noviembre de este mismo año. Al comienzo solo estará disponible para usarse en móviles con sistemas operativos Android a través de la aplicación oficial.

¿Cómo funciona?

La aplicación compara la foto del pasaporte del usuario con un video selfie tomado desde la aplicación para posterior crear una identificación e inscribir al usuario en la plataforma. El gobierno informó que los datos de los usuarios utilizados serán eliminados al finalizar la inscripción.

Aunque Francia planea utilizar el reconocimiento facial para ofrecer “acceso seguro” a los ciudadanos del país, para procesar datos confidenciales como cuentas bancarias, impuestos, seguro social y otros, este no será utilizado para monitorear a los usuarios, esto último ha generado cierto descontento y preocupación entre los entes reguladores que aseguran que infringen la GDPR, mientras que los grupos activistas afirman que será una violación a la privacidad de los usuarios.

Ascend 910, el nuevo chip de Huawei con IA, MindSpore y 310W

Descontento y preocupación

Una gran cantidad de ciudadanos han manifestado preocupación por el mal uso que el gobierno puede hacer con los datos utilizados para el reconocimiento facial. De hecho, varias asociaciones han expresado su descontento, como las reservas del regulador nacional de privacidad (CNIL) y los activistas de “La Quadrature du Net”, la cual presentó una solicitud de anulación alegando que ALICEM “viola las normas europeas que regulan el consentimiento en la sesión de datos.” Esta solicitud se debatirá dentro de año y medio, por lo que no evitará la implementación del reconocimiento facial.

Esta organización emitió un comunicado posterior a la presentación de ALICEM por agentes gubernamentales donde expresaban:

“Aquí la libertad de consentimiento no existe porque la aplicación no permite evitar el reconocimiento facial y esto es ilegal. La normativa sobre protección de datos de las informaciones biométricas define esta información como sensible, por lo tanto la recopilación y tratamiento de estos datos está prohibida”.

Por su parte, las autoridades aseguran que la seguridad de ALICEM es “máxima” y su implementación es imprescindible, el gobierno francés citó el ejemplo de un hacker llamado Robert Baptiste, quien tardó aproximadamente una hora en violar la seguridad desarrollada por el estado francés en una aplicación de mensajería.

Más en TekCrispy