El senador y aspirante a la presidencia Bernie Sanders ha cancelado sus próximas apariciones después de ser llevado de emergencia al hospital para tratar una afección cardíaca.

La reconocida figura pública buscó atención médica después de experimentar algunas “molestias en el pecho” durante un evento el martes (01 de octubre) en la noche. La evaluación médica descubrió un bloqueo en una arteria, por lo que se procedió a insertar dos dispositivos conocidos como stents coronarios.

Un procedimiento común

La inserción de stents coronarios es uno de los procedimientos cardíacos más comunes. La intervención quirúrgica se utiliza para tratar la enfermedad de las arterias coronarias: el bloqueo parcial o completo de las arterias, la causa de muerte más común en todo el mundo.

Para tratar la enfermedad coronaria, los cirujanos insertan stents o pequeños tubos de malla de alambre, los cuales brindan un andamiaje en el revestimiento interno de la arteria.

Los stents, que se dejan permanentemente en la arteria, se usan cuando una arteria coronaria está bloqueada por una acumulación de depósitos grasos, obstrucciones que pueden reducir el flujo sanguíneo.

Las arterias coronarias son los vasos sanguíneos que transportan la sangre al músculo cardíaco, y su bloqueo puede causar dolor en el pecho, falta de aliento e incluso un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

El procedimiento, conocido como angioplastia, consiste en insertar un tubo flexible, llamado catéter, a través la arteria femoral en la ingle o la muñeca y guiarlo hacia el bloqueo. Un globo unido al extremo del catéter soporta un tubo de malla de alambre, la cual una vez ubicada, es expandida para mantener la arteria abierta, de modo que la sangre pueda fluir más libremente.

Después de una angioplastia, los pacientes generalmente permanecerán en el hospital durante un día. Transcurrido este tiempo, los pacientes generalmente pueden regresar a sus rutinas normales. La recuperación máxima generalmente no sobrepasa más de una semana.

Prevención secundaria

Aunque la colocación de un stent puede minimizar los síntomas de la enfermedad cardíaca, un stent no significa que la enfermedad cardíaca esté curada.

Los stents se utilizan para tratar la enfermedad de las arterias coronarias: el bloqueo parcial o completo de las arterias, la causa de muerte más común en todo el mundo.

En Estados Unidos, alrededor de un millón de personas es sometido a este procedimiento anualmente. Aun así, existe cierta controversia en torno a la implantación de estos dispositivos, ya que algunos expertos en salud argumentan que los stents se usan en exceso.

Un estudio publicado en el año 2017 encontró que las personas que tomaron medicamentos para el corazón para el dolor en el pecho tuvieron resultados similares a los de las personas a los que se les implantaron stents. Sin embargo, la controversia solo aplica a pacientes en condición estable.

En el caso del senador Sanders, es probable que sea colocado en un protocolo de prevención secundaria, lo que implica que se someterá a un tratamiento para evitar que se formen más placas en sus arterias coronarias. Muy probablemente deba hacer ajustes a su dieta y rutina de ejercicios, y le sea recetado un tratamiento farmacológico controlar los niveles de colesterol, y de ese modo procurar que no se formen coágulos de sangre alrededor de los stents recién colocados.

Referencia: What is the heart stent surgery Bernie Sanders just had? Independent, 2019. https://bit.ly/2oa1DkJ

Escribir un comentario