Con frecuencia escuchamos que el consumo de azúcar debe ser moderado si queremos preservar nuestra salud y evitar el sobrepeso y sus problemas derivados. A pesar de ello, hay mucha desinformación en la población en cuanto a ello.

Por ejemplo, se cree que los batidos de frutas o verduras son muy saludables, pero estos, a pesar de prepararse con alimentos naturales, tienen la capacidad de aumentar los niveles de azúcar en nuestro cuerpo muy rápidamente pues estas presentaciones aumentan considerablemente su índice glucémico, una medida que nos permite conocer la capacidad que tienen los alimentos de elevar los niveles de glucosa en la sangre.

Pues bien, una nueva publicación científica en la revista Diabetes Care aborda el tema de las bebidas azucaradas. Los investigadores de la Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard descubrieron que las personas que aumentan el consumo de estas, endulzadas naturalmente o con azúcar añadida, pueden ser más propensas a desarrollar diabetes tipo 2.

Se trata del primer estudio enfocado en determinar si los cambios en el consumo de bebidas dulces endulzadas natural o artificialmente están relacionados con el riesgo de diabetes tipo 2.

Los endulzantes artificiales no reducen el riesgo de diabetes tipos 2

Los investigadores analizaron los datos de más de 192,000 hombres y mujeres de 22 a 26 años que participaron en tres estudios a largo plazo: el Estudio de salud de las enfermeras, el Estudio de salud de las enfermeras II y el Estudio de seguimiento de los profesionales de la salud.

Los participantes respondieron cuestionarios con preguntas sobre la frecuencia de alimentos administrados cada cuatro años. Estimaron los cambios en el consumo de bebidas azucaradas de los participantes a lo largo del tiempo a partir de sus respuestas y ajustaron variables importantes como el índice de masa corporal, otros cambios en su dieta, así como los hábitos que caracterizaban su estilo de vida.

La investigación también arrojó que consumir más bebidas con endulzantes artificiales en lugar de azúcar en realidad no parecía disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad. Se encontró que estas aumentaban el riesgo en un 18 por ciento, aunque estos resultados deben ser estudiados con mayor detenimiento pues otros factores pudieron influir en que las personas que las bebían resultaran más propensas también.

¿Cómo reducir el riesgo de diabetes tipo 2 en estos caso?

Sustituyendo las bebidas dulces de cualquier tipo por bebidas no calóricas como agua, té o café, se puede reducir el riesgo de sufrir diabetes tipo 2.

Pues bien, la investigación arrojó que las bebidas dulces en efecto están relacionadas con la enfermedad, pero también ha revelado algunos sustitutos que pueden ayudarnos a reducir el riesgo de padecerla.

Reemplazar una porción diaria de una bebida azucarada con agua, café o té, es más sano que tomar la bebida con un endulzante artificial. De hecho, este hábito estuvo relacionado con un riesgo de diabetes de 2 a 10 por ciento menor.

El estudio proporciona más evidencia que demuestra los beneficios para la salud asociados con la disminución del consumo de bebidas azucaradas y el reemplazo de estas bebidas con alternativas más saludables como agua, café o té“, dijo el autor principal Jean-Philippe Drouin-Chartier, becario postdoctoral en el Departamento de Nutrición.

Y tal como indica Frank Hu, profesor de nutrición y epidemiología Fredrick J. Stare. coautor de este estudio, los resultados obtenidos van de la mano con las recomendaciones actuales de abandonar las bebidas azucaradas y sustituirlas por otras no calóricas como las ya mencionadas. En realidad los jugos de frutas no son tan sanos como pensábamos.

Al analizar los datos, descubrieron que aumentar la ingesta total de bebidas dulces, tanto endulzadas con azúcar como aquellas que eran 100 por ciento fruta, distribuida en más de 4 onzas por días en un período de cuatro años (correspondiente al período de seguimiento de dicha investigación) estaba relacionado con un riesgo de diabetes 16% mayor en los siguientes cuatro años.

Referencia:

Changes in Consumption of Sugary Beverages and Artificially Sweetened Beverages and Subsequent Risk of Type 2 Diabetes: Results From Three Large Prospective U.S. Cohorts of Women and Men. https://care.diabetesjournals.org/content/early/2019/09/18/dc19-0734