Es un hecho que los genes de los padres determinan características tanto fisiológicas como psicológicas de sus hijos. En un principio, podemos saber que muchas veces estos heredan de ellos sus características físicas, así como muchas de sus aptitudes para ciertas actividades.

Sin embargo, la verdad es que por lo general también heredan predisposiciones genéticas a sufrir enfermedades o a tener algún tipo de discapacidad. Por ello, cuidar de la propia salud se vuelve un tema vital si se desea tener una descendencia saludable.

En este caso, unos científicos de la universidad de Bergen se dedicaron a estudiar qué tanta incidencia podía tener la obesidad en la adolescencia con posibles patologías en los futuros hijos de quienes la sufrieron. Los resultados fueron compartidos en el año 2018 en el Congreso Internacional de la Sociedad Respiratoria Europea.

¿Solo las madres deben cuidar su salud por el bienestar de sus futuros hijos?

No, de hecho, esta es una falacia que cada vez se ve más afectada bajo a luz de los nuevos descubrimientos científicos. En el caso de los niños con asma en particular, se ha visto que son los padres los que tienen una mayor –y casi única– incidencia en que su progenie desarrolle esta patología.

Básicamente, ha sido posible notar que los hombres que durante su niñez y pubertad fueron obesos, mostraron más del doble de posibilidades de tener hijos con asma. El estudio abarcó a casi 4.000 individuos.

Se encuestó tanto a los hijos (entre 18 y 50 años) como a los padres (entre 39 y 66 años) para poder establecer una relación. Con ello, fue fácil ver que aquellos padres que, entre los 8 años y el tiempo en el que su voz comenzó a cambiar, fueron obesos, tenían hijos con problemas respiratorios. Asimismo, se pudo determinar que esta variable solo aplicaba para los hombres en este específico intervalo etario.

Es decir, si fueron obesos en otra etapa de su vida, la probabilidad de tener hijos asmáticos no aumentó. Finalmente, fue posible determinar que este es un problema que solo aplica en los hombres, pues las madres que sufrieron de obesidad tampoco mostraron un aumento en las posibilidades de que sus hijos tuvieran asma.

La previsión y planeamiento familiar llegan a un nuevo nivel

Con este detalle al descubierto, podemos notar que es posible que los hombres estén a cargo de determinar la salud de sus hijos mientras ellos aún son solo niños. Una posible explicación de que este detalle no afecte a las mujeres probablemente tiene que ver con procesos biológicos.

Después de todo, los hombres desarrollan sus espermatozoides durante la pubertad, mientras que los óvulos de las mujeres ya están completos. Por ello, la salud del niño durante esta etapa podría influir en estos y en los genes –saludables o no– que le transmitirán a su progenie.

Es más que claro que un adolescente no se encuentra en consciencia de ello generalmente, por lo que se convertiría en la labor de sus padres cuidar no solo la salud de estos, sino, posiblemente también la de sus nietos.

Referencia:

Father’s obesity in puberty increases asthma-risk for offspring: https://health.economictimes.indiatimes.com/news/diagnostics/fathers-obesity-in-puberty-increases-asthma-risk-for-offspring/65872189