Un nuevo informe de investigación realizado por la fundación de promoción de la salud VicHealth y la Universidad Tecnológica de Swinburne, descubrió que los jóvenes australianos están experimentando niveles alarmantes de soledad y aislamiento social, lo que los pone en riesgo de ansiedad y depresión.

El estudio, que involucró a 1.500 jóvenes con edades entre 12 y 25 años, encontró que más de la mitad de los participantes se sentían solos a veces o siempre, y más de una cuarta parte de los jóvenes se sentían solos tres o más veces por semana.

Los hombres sabotean más en los negocios que las mujeres

Cifras reveladoras

La investigación encontró que casi un tercio de los jóvenes también estaban en riesgo de aislamiento social; además, el 47 por ciento de los jóvenes declararon que a veces o siempre sienten que no tienen a quién recurrir.

El auge de las redes sociales ha cambiado la forma en que los jóvenes se comunican con sus compañeros.

Adicionalmente, los datos obtenidos en el estudio revelaron que el 57 por ciento de los jóvenes manifestó que carecen de compañía, así como que el 55 por ciento de los jóvenes se sienten excluidos. El 17 por ciento de los jóvenes informó que sienten que rara vez hay personas con las que puedan hablar; los adultos jóvenes (de 18 a 25 años) reportaron mayores niveles de soledad que los adolescentes (de 12 a 17 años), y las mujeres informaron más soledad, ansiedad social y síntomas depresivos que los hombres.

Se ha demostrado que la soledad tiene un impacto significativo en la salud mental de los jóvenes. Un número importante de investigaciones muestra que los jóvenes más solos reportan un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad social (18 y 12 por ciento respectivamente).

En referencia a los hallazgos del informe, la doctora Michelle Lim, directora del Laboratorio de Salud Social y Bienestar de la Universidad tecnológica de Swinburne, expresó:

“Estos resultados resaltan la necesidad crucial de encontrar formas efectivas en las cuales los jóvenes puedan conectarse significativamente con sus compañeros, amigos y su comunidad”.

¿Culpa de las redes sociales?

Sin embargo, puntualizan los autores, estar más conectado socialmente no significa hacer más amigos. La soledad es una experiencia subjetiva de aislamiento social. Está relacionada con la calidad percibida de las relaciones de una persona, en lugar de la cantidad. La soledad se caracteriza por sentimientos como la desconexión social y la incomprensión.

Un número importante de investigaciones muestra que los jóvenes más solos reportan un mayor riesgo de sufrir depresión y ansiedad social.

Se ha sugerido que el auge de las redes sociales ha cambiado la forma en que los jóvenes se comunican con sus compañeros. Si bien es probable que los llamados millenials y la generación Z sean las personas más conectadas en la historia de la humanidad, resulta curioso que se registren estos niveles de soledad.

Estudio previos han identificado un vínculo entre la dependencia de los teléfonos inteligentes y los síntomas de depresión y soledad. Sin embargo, no está claro si la dependencia de los teléfonos inteligentes precede a esos síntomas o si se trata de una consecuencia.

¿El autocontrol puede ayudarnos a prosperar en la vida? Esto dice la ciencia

Desde la perspectiva de las redes sociales, existe evidencia de que los jóvenes cuentan con las conexiones y relaciones en términos de cantidad, pero no en calidad.

Mayormente, estas interacciones no ofrecen los beneficios de relacionarse cara a cara, de pasar tiempo con la gente. Esa interacción física es realmente importante para una verdadera conexión con los demás, lo que puede afirmarse, es el antídoto a la soledad.

Referencia: The Young Australian Loneliness Survey. VicHealth Foundation, 2019. https://bit.ly/2nsm38k

Más en TekCrispy