La violencia con armas de fuego es un problema de salud pública que genera miles de victimizaciones violentas y homicidios. Se ha comprobado que el consumo excesivo de alcohol es un factor de riesgo conocido para la perpetración de violencia, incluyendo el tipo de violencia que involucra armas de fuego.

Por ejemplo, un metanálisis de estudios que involucró a delincuentes de homicidio, encontró que alrededor del 34 por ciento de las personas que cometieron un homicidio con un arma de fuego estaban bajo la influencia del alcohol en el momento del delito, así como que los dueños de armas de fuego son más propensos a reportar conductas de riesgo relacionadas con el consumo de alcohol.

Influencia del alcohol

En esa dirección apuntan los resultados de un reciente estudio, los cuales mostraron que los compradores legales de armas de fuego que tienen una condena previa por conducir bajo los efectos del alcohol (DUI, por sus siglas en inglés), registraron un mayor riesgo de un arresto futuro por un delito violento, así como por transgresiones violentas relacionadas con armas de fuego.

El estudio encontró que una condena por conducir bajo los efectos del alcohol se asoció con más del doble del riesgo de un futuro arresto por un delito violento.

Para llegar a esa conclusión, un equipo de investigadores de la Universidad de California en Davis (UC Davis) utilizó la base de datos de Registro de Venta del Distribuidor del Departamento de Justicia de California, para identificar a todas las personas de entre 21 y 49 años que compraron legalmente un arma de fuego en el estado en el año 2001.

El rango de edad refleja dos hechos: que los compradores de armas de fuego en California deben tener al menos 21 años de edad, y que el comportamiento delictivo entre las personas mayores de 50 años es relativamente bajo.

Utilizando registros del Sistema de Información de Historia Criminal del Departamento de Justicia de California, los investigadores pudieron identificar arrestos por crímenes violentos después de la compra del arma en 2001 hasta fines de 2013.

El doble del riesgo

Los investigadores compararon los datos de los individuos que tenían al menos una condena por DUI en su registro en el momento de la compra del arma con los que no.

Los compradores de armas de fuego con una condena previa por conducir bajo los efectos del alcohol, registraron un mayor riesgo de un arresto futuro por un delito violento.

De los 78.878 compradores de armas de fuego en California cuyos antecedentes penales fueron rastreados durante 13 años, el 9 por ciento de los compradores con condenas por DUI preexistentes fueron arrestados posteriormente por asesinato, violación, robo o asalto agravado, en comparación con el 2 por ciento registrado de los compradores sin antecedentes penales previos al momento de la compra.

En referencia a estos resultados, la investigadora Rose M. Kagawa, afiliada al Programa de Investigación de Prevención de Violencia de la Facultad de Medicina de UC Davis, comentó:

“Cuando comparamos a los compradores que solo tenían condenas por DUI y ningún otro arresto o condena con aquellos que no tenían antecedentes penales, una condena por DUI se asoció con más del doble del riesgo de un futuro arresto por un delito violento”.

Los hallazgos de este estudio, señalan los autores, sugieren que las condenas previas por conducir bajo la influencia del alcohol pueden estar asociadas con el riesgo futuro de un arresto por un delito violento entre los compradores legales de armas de fuego.

Referencias:

The Prevalence of Alcohol-Involved Homicide Offending: A Meta-Analytic Review. Homicide Studies, 2013. https://doi.org/10.1177%2F1088767913493629

Association of Prior Convictions for Driving Under the Influence With Risk of Subsequent Arrest for Violent Crimes Among Handgun Purchasers. JAMA Internal Medicine, 2019. http://doi.org/10.1001/jamainternmed.2019.4491

Escribir un comentario