Convertirse en astronauta es una común aspiración de la infancia. Pero ser uno de los seleccionados para viajar al espacio representa un gran desafío, ya que se trata de una de las carreras profesionales más difíciles y exigentes que existe.

En el año 2017, la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) recibió 18.300 solicitudes para el Programa de Candidato a Astronauta. A la agencia le toma 18 meses seleccionar de 8 a 14 solicitantes para unirse a una nueva clase de astronautas.

Estudia el sistema solar desde tu computador con Cosmonium

Ingresar al programa

Las probabilidades de ser seleccionado son menos del 0,08 por ciento, lo que hace que ingresar a este programa sea 65 veces más difícil que ingresar a la Universidad de Harvard, que tiene una tasa de aceptación del 5,2 por ciento.

Como parte del entrenamiento, los candidatos a astronautas completan certificaciones de buceo, supervivencia en el agua y natación, así como entrenamiento de vuelo.

Para ser aceptado en el programa, la NASA tiene algunos requisitos bastante simples: una licenciatura en ingeniería, ciencias biológicas, ciencias físicas, ciencias de la computación o matemáticas, con al menos tres años de experiencia profesional obtenida después de completar el grado, o al menos 1.000 horas de tiempo de piloto al mando en un avión a reacción.

Se espera que los astronautas estén en excelente forma física, por lo que hay requisitos de altura, niveles de presión arterial y agudeza visual. Si cumple con estos requerimientos, el aspirante aún debe pasar un exigente examen físico.

Una vez aceptados en el programa de entrenamiento, que tiene una duración de dos años, los candidatos a astronautas completan certificaciones de buceo, supervivencia en el agua y natación, así como entrenamiento de vuelo y de actividad extravehicular (caminatas espaciales). Adicionalmente, todos los astronautas deben hablar inglés y ruso.

Decidido a tener éxito

Es esencial un alto nivel de educación en disciplinas científicas o técnicas, junto con una experiencia profesional sobresaliente en campos de investigación, aplicación o educación, posiblemente respaldados por el uso de sistemas y aplicaciones informáticas.

Se espera que los astronautas estén en excelente forma física, por lo que hay requisitos de altura, niveles de presión arterial y agudeza visual.

Pero la agencia espacial también evalúa ciertos rasgos de personalidad, que incluyen liderazgo, la capacidad de trabajar en equipo y contar con herramientas comunicativas eficaces; eso sin dejar de lado aspectos como como la valentía, el carisma, la paciencia, la ambición y el sentido del humor.

El panel que selecciona a los candidatos debe determinar si el aspirante es o no el tipo de persona que puede proporcionar una experiencia de convivencia agradable.

Lleva años organizar una misión al espacio y en total cientos de personas están involucradas en la preparación de los astronautas y la nave espacial. Los astronautas son fundamentales para el éxito de una misión, pero las oportunidades de vuelo son limitadas, por lo que las agencias espaciales quieren asegurarse de que el astronauta seleccionado haga el mejor uso posible del precioso tiempo que pasará en el espacio.

Un pequeño paso para la mujer, un gran salto para la humanidad

Es por ello que un astronauta debe poder aplicar sus conocimientos y habilidades a las tareas encomendadas, ser capaz de soportar una tremenda responsabilidad mientras está “fuera de este mundo” y estar decidido a tener éxito. Esto es lo que los hace que los astronautas sean especiales.

Desde el año 1959, cuando el primer grupo de siete astronautas fue seleccionado, hasta nuestros días, solo otros 338 aspirantes han sido elegidos como astronautas de la NASA.

Referencia: Astronaut Selection Program. National Aeronautics and Space Administration (NASA). https://astronauts.nasa.gov

Más en TekCrispy