Desde la llegada del iOS 13 e incluso antes, ya todos sabíamos que este sistema operativo –a pesar de ser uno de los más avanzados– cojeaba en varios sectores. Por ello, mirábamos con esperanza el cercano lanzamiento del iOS 13.1 que prometía traer la solución a todos los errores de seguridad y funcionamiento del primero.

Sin embargo, luego de su lanzamiento, esto no fue así. De hecho, ya ha sido posible ubicar otra nueva brecha en el sistema que podría poner en riesgo una gran cantidad de información de los usuarios del iPhone 11, 11 Pro y 11 Max.

Alerta: Las aplicaciones de terceros pueden acceder a tu información sin tu permiso

En este caso, la alerta de seguridad no viene del bloqueo de la pantalla sino del teclado del teléfono. Mientras que el teclado predeterminado del iOS es completamente seguro, no es posible decir lo mismo de aquellos provenientes de otros desarrolladores.

De hecho, se descubrió que algunos de estos teclados podían tener acceso a los datos escritos en ellos sin que los usuarios dieran su consentimiento. Debido a esto, sus datos personales –incluidas claves importantes– estaban siendo monitoreadas y almacenadas sin que estos tuvieran idea.

Como una medida preventiva, Apple les recomendó a sus usuarios que utilizaran solo el teclado predeterminado, o que –al menos– siempre usaran este cuando tuvieran que ingresar datos importantes como claves, datos personales o bancarios. Para ello, ofrece lo que denominaron como QuickPath, que ofrece la posibilidad de cambiar con rapidez de un teclado al otro.

Esto no es todo lo que trae el iOS 13.1.1.

Ya sea que se trata del iPhone 11, el 11 Pro o el Max 11, es muy probable que sus usuarios hayan notado que la vida de su batería duraba mucho menos de lo esperado. Siendo ello un detalle desilusionante ya que una batería duradera era una de las promesas que se hacían sobre estos dispositivos.

Ello se vio en el iOS 13 ni se pudo reparar correctamente en el iOS 13.1. Por este motivo, ahora el 13.1.1 ha tenido que llegar al rescate para evitar que este problema continuara ocurriendo.

Esto demuestra lo comprometido que se encuentra Apple con su sistema y con mejorar la experiencia de sus usuarios. Ya que, a pesar de que el iOS 13.2 está en pruebas beta y dentro de poco saldrá al mercado, han decidido desarrollar un parche más pequeño con el que solucionar de inmediato los problemas más inminentes.

Además de la reparación del drenado de energía, el iOS 13.1.1 también viene con otras pequeñas mejoras de funcionamiento. Básicamente, ayuda a que aplicaciones del sistema como Reminder carguen con más rapidez y también para evitar un eventual “reseteo” del equipo sin que la copia de seguridad se pueda recuperar.