En un artículo reciente hablamos de una serie de estudios que explican por qué las mujeres son más propensas a sufrir el mal de Alzheimer, y su impacto es incluso más devastador en ellas que en los hombres una vez que se detecta la enfermedad.

Entonces aprovechamos la oportunidad de recordar que las mujeres viven más que los hombres, y que a pesar de sonar como algo bueno, esto también hace que puedan experimentar otras enfermedades por el simple hecho de estar vivas. Nada es perfecto en la vida.

Pero a propósito de ello, los hombres suelen morir primero y a causa de enfermedades cardíacas, principalmente. Ahora una investigación del Centro Nacional de Estadísticas de Salud (NCHS) publicada recientemente en los Centros para el Control de Enfermedades de los EE.UU. (CDC) revela las causas de muerte en los Estados Unidos, y ha llamado la atención que existe una gran disparidad de salud entre hombres y mujeres.

En el informe, se señala que los hombres y los niños estadounidenses tienen una tasa de mortalidad más alta en nueve de las 10 principales causas de muerte más comunes.
Según Ana Fadich-Tomsich, Vicepresidente de la Red de Salud de los Hombres, esta disparidad en la mortalidad masculina es estimulada por muchos factores dentro de los cuales está la ausencia del seguimiento médico de los hombres sanos.

Falta de fondos para abordar problemas de salud masculinos

Y muchos podrían pensar que esto debe a la dejadez estereotipada en el género masculino respecto a la salud, pero aunado a ello puede estar el hecho de que el sistema de salud parece favorecer más al cuidado de la mujer y no invierte en el abordaje de los problemas de salud en los hombres.

“Esta disparidad en la mortalidad masculina se debe a muchos factores, incluida la evidente falta de visitas de hombres sanos cubiertos, en lugar de las visitas de mujeres sanas, que generalmente son un beneficio totalmente cubierto por la ACA y la mayoría de los seguros privados. Además, el sistema de salud en general es inherentemente no apto para hombres, no hay fondos suficientes para los problemas de salud masculinos y hay una inquietante falta de alcance y educación centrados en los hombres sobre salud y bienestar”.

La mortalidad por cáncer es un poco más elevada en hombres que en mujeres. Esta enfermedad representa el 21.9 por ciento de todas las muertes masculinas y el 20.7 por ciento de las muertes femeninas en el país, y la causa de ello parece estar relacionada con la falta de fondos a nivel federal para brindar el apoyo necesario en los problemas de salud inherentes a los hombres.

Portland planea prohibir uso de reconocimiento facial

Un ejemplo mencionado en el informe es que el presupuesto anual de los Institutos Nacionales de Salud incluye una partida para la investigación de la salud de la mujer, la cual no existe para los hombres. Por esta razón, las investigaciones relacionadas con el sexo femenino suelen obtener más acceso a fondos para su desarrollo que las del sexo masculino.

Los especialistas que desean realizar estudios centrados en la salud de los hombres tienen menos oportunidades de obtener fondos para ello. En efecto, se trata de un factor clave, pues las investigaciones científicas requieren de financiación, y siempre que la haya estas podrán realizarse, y así aumentar la probabilidad de reducir la mortalidad en los pacientes.

El suicidio es más frecuente en los hombres que en las mujeres

El suicidio es la sexta entre las principales causas de muerte entre los hombres estadounidenses.

En dicha publicación, el suicidio ocupa el sexto lugar entre las principales causas de muerte para los hombres, mientras que en el top 10 de las mujeres no figura. De hecho, los hombres tienen de tres a siete veces más probabilidades de quitarse la vida que las mujeres.

Según Sal Giorgianni, asesor científico de la Red de Salud de los Hombres, esto es una consecuencia directa de las pobres herramientas de detección centradas en el hombre para los problemas de salud del comportamiento.

“La mayoría de las herramientas de detección de salud mental actualmente en uso están diseñadas de manera que señalan los síntomas más comúnmente vistos en las mujeres e ignoran los más comúnmente vistos en los hombres”.

Giorgianni resalta que pocos o ningún especialista clínico o líder comunitario recibe capacitación adecuada para identificar, interrumpir, clasificar y abordar los problemas de salud mental en niños y hombres.

Contrario a la visión generalizada, el envejecimiento dificulta el desarrollo del cáncer

El contraste es bastante acentuado si comparamos con el hecho de que en el caso de las niñas y mujeres tienen cubiertos sus exámenes de salud mental y conductual según la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible (en inglés, Patient Protection and Affordable Care Act), mientras que para niños y hombres no.

Estos resultados van de la mano con lo planteado en un artículo anterior referente al Día Mundial para la Prevención del Suicidio. Es necesario mejorar la forma en que se concibe la salud mental y los trastornos psicológicos en diferentes ámbitos y brindar apoyo a las personas con depresión que pueden ser más propensas a cometer suicidio.

Ahora bien, los resultados de este informe de mortalidad nos llevan también a reflexionar. Durante mucho tiempo se ha luchado por proporcionar a la mujer los mismos derechos que los hombres, bajo lo cual muchas y mucho alegan que estas son consideradas menos, u omitidas en aspectos importantes de la sociedad.

Pero estos resultados nos muestran otra cara de la moneda, y es necesario que los profesionales del sector salud utilicen esta información para mejorar el sistema y de esta forma proveer también protección y beneficios para niños y hombres.

Referencia:

Mortality Patterns Between Five States With Highest Death Rates and Five States With Lowest Death Rates: United States, 2017. http://www.cdc.gov/nchs/data/databriefs/db350-h.pdf 

Más en TekCrispy