Amazon ha sido una compañía que se ha destacado desde el inicio por ser adaptable e innovadora. En un principio, cambió la forma de vender por internet gracias a su oferta de retail. Luego, evolucionó y se convirtió en una plataforma que también permitía las ventas a terceros para que estos pudieran llegar a un público mayor desde un espacio confiable.

Ahora, es difícil nombrar un área en la que esta compañía no se haya desarrollado ya o en la que tenga la mira para un futuro. Hasta la fecha, el CEO y fundador de Amazon Jeff Bezos ha sabido llevar esta empresa a través de innumerables caminos.

Jeff Bezos, CEO de Amazon.

Por ello, ahora podemos ver la presencia de esta en áreas tan diversas como la tradicional venta por internet, el mercado de libros Kindle, la medicina y la alimentación saludable, solo por nombrar sus iniciativas más populares. Recientemente, se unió a esta lista la que fue conocida como Amazon Rekognition.

Básicamente, esta se trató de un software de reconocimiento facial que sería utilizado para hacer más seguras las transacciones en la web. Sin embargo, hasta que fue liberada una lista de pautas éticas hechas por la propia compañía que regulaban su uso, no fue muy bien recibido.

¿Cuál es el problema con el reconocimiento facial?

En realidad, la crítica más grande que se alza contra este tipo de sistemas es la misma que asola los otros tipos de automatizaciones, la falta de privacidad. Después de todo, para que este tipo de procesos se den correctamente con estos sistemas se puede decir que “mientras más te conozca la máquina, mejor”.

Pero, no se trata solo de la máquina. Esta generalmente se conecta a una base de datos mayor a la que puede acceder la compañía que te ofrece el servicio y, en algunas oportunidades, hasta por otras externas. Por ello, mientras más información les des a los equipos, menos será el control que tengas sobre la misma y los lugares de la web a los que puede llegar.

Esto es lo que se espera del próximo evento de hardware de Amazon

En una situación así, es normal pensar que la privacidad y la información personal están en riesgo. Sin embargo, esto solo puede ocurrir si no hay un sistema de normativas claras para el uso de la misma.

La propuesta legal de Jeff Bezos

Ya en otras oportunidades las compañías grandes han sido factores influyentes dentro de la toma de decisiones del Congreso. No obstante, es difícil recordar alguna ocasión en la alguna haya llevado directamente una propuesta formal de normativas completa.

Según lo afirmado por Jeff Bezos, en ella habrán normas claras y límites que deberán aplicarse durante la utilización de los softwares de reconocimiento facial. Aún la propuesta no es de conocimiento público, por lo que su verdadero contenido no está claro. Asimismo, aún queda por ver la reacción que el Congreso estadounidense tendrá y cómo manejará esta acción que claramente se sale del marco normal de los procesos legislativos.

¿Peor el remedio de la enfermedad?

Está más que claro que Amazon no hace esto solo para cuidar a sus clientes sino también para protegerse así mismo. Actualmente, el tema de la privacidad es extremadamente importante y no sería la primera vez que un descontento por la falta del mismo acabe con el avance de un proyecto.

Con este nuevo proyecto de normas, Amazon espera darles a sus usuarios la seguridad de que su información estará segura. Hasta ahora, no podemos hacer más que especular.

Sin embargo, unos de los principales detractores de la implementación del software Rekognition, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), ya ha dado su opinión al respecto. Aseguran que les agrada ver que Amazon está prestando atención a este tema, pero que temen que apliquen las tácticas de otras empresas al instaurar “reglas débiles que no protegerán ni la privacidad ni los derechos de los consumidores”.

Más en TekCrispy