Casi todos los organismos vivos tienen un mecanismo de defensa conocido como sistema inmunitario, el cual se encarga de detectar agentes patógenos y destruirlos para evitar que el cuerpo en cuestión se enferme.

El sistema inmunitario existe hasta en los organismos más simples, como los unicelulares. Por ejemplo, las bacterias cuentan con sistemas enzimáticos que las protegen de infecciones por virus.

Podemos decir también que estas defensas funcionarán de manera más o menos diferente según el organismo que protejan, pero en este mismo orden de ideas puede surgir la duda de los factores que influyen en su eficiencia.

Por ejemplo, el tamaño. ¿Los organismos más grandes pueden tener sistemas inmunitarios muy fuertes por el simple hecho de ser más grandes en comparación con los organismos más pequeños? Esto podría llevarnos a pensar que por ser pequeños, estos serían más frágiles, ¿pero ocurre en verdad de esta manera?

Ante esta duda, un equipo de investigadores dirigido por la profesora asistente de biología de Hamilton College, Cynthia J. Downs y sus colegas de otras instituciones se encargó de determinar la masa corporal en verdad influía en las concentraciones de dos tipos de células inmunes en la sangre de diferentes especies de mamíferos de diferente tamaño. Sus hallazgos se publicaron recientemente en la revista The American Naturalist.

La concentración de linfocitos no varía con el tamaño

Jugar Al Ajedrez, Elefante, Ratón, Caracol, Fantasía
El tamaño no parece influir en la cantidad de neutrófilos en la sangre de un organismo. De este modo, un ratón y un elefante tendrán concentraciones similares de estas células inmunes.

Los investigadores estudiaron cientos de especies de mamíferos que van desde pequeños mamíferos jamaicanos, que pesan aproximadamente 40 gramos, hasta ballenas orcas gigantes de alrededor de 5,600 kilogramos y la cantidad de linfocitos, un tipo de glóbulo blanco, en su sangre.

Encontraron que las concentraciones de linfocitos no cambiaron de manera significativa en función del tamaño de los cuerpos estudiados, de modo que un ratón y un elefante tienen la misma cantidad de estas células por cada mililitro de sangre.

Las especies grandes tienen más neutrófilos

Sin embargo, el equipo observó que, en comparación con la cantidad de linfocitos, los mamíferos de gran tamaño presentaban una concentración de neutrófilos en su sangre mucho más elevada que la especies pequeñas.

Estas células en especial se encargan de dar respuestas inmunes tempranas a la invasión de muchos tipos diferentes de agentes, como las bacterias e incluso parásitos más grandes como los gusanos.

Pero entonces, si la concentración de linfocitos es la misma independientemente del tamaño, ¿por qué no ocurre lo mismo con los neutrófilos? Los investigadores manejan la idea de que los mamíferos más grandes podrían necesitar una mayor cantidad de neutrófilos que los pequeños a causa de una desventaja inherente a su tamaño.

Y es que los organismos más pequeños pueden replicar sus células de manera mucho más rápida que los animales más grandes. Partiendo de ello, el cuerpo de estos últimos aplique una especie de medida preventiva manteniendo un mayor número de neutrófilos para atacar a los posibles invasores.

Un hallazgo útil para el estudio de la dispersión de enfermedades

Defensa, Protección, Amenaza, Sistema Inmune
Saber que el tamaño no influye en la fortaleza de las defensas de un organismo puede ser útil en estudios sobre animales que podrían ser huéspedes de enfermedades.

Hasta ahora, no se había estudiado con mucha profundidad la relación entre el tamaño de un cuerpo y sus defensas. Sin embargo, estos hallazgos demuestran que estas funcionan de manera diferente a pesar de que la cantidad de linfocitos no varía sustancialmente en su sangre.

Pero más allá de brindar mayor información para el entendimiento del sistema inmunitario de los seres vivos, los autores señalan que este resultado podría ser útil en el estudio de la vida silvestre. Sobre todo, para predecir si una especie sería un buen prospecto de huésped para la propagación de una enfermedad emergente.

Referencia:

The effects of body mass on immune cell concentrations of mammals. https://www.journals.uchicago.edu/doi/10.1086/706235