Los primeros años de vida tienen un papel importante en el crecimiento y desarrollo de los niños, por lo que la capacitación durante este período desempeñará un papel importante en toda su vida.

Durante este período, es relativamente frecuente que ocurran inconsistencias de comportamiento, las cuales pueden eventualmente resultar en problemas de conducta en el niño.

¿Cómo contribuye la dieta a la exposición de sustancias tóxicas en mujeres embarazadas y sus niños?

Desarrollar habilidades de autocontrol

Estos problemas de conducta se atribuyen al comportamiento de un individuo sin discapacidad intelectual, que se consideran inapropiadas y de alta intensidad y continuidad. Los tipos más frecuentes son: mentir, formar berrinches, comportamiento agresivo, uso de palabras inapropiadas, robo, insolencia y, en muchos casos, rivalidad entre hermanos.

Los primeros años de vida tienen un papel importante en el crecimiento y desarrollo de los niños.

La incidencia de estos problemas de conducta entre los niños de 3 a 5 años varía entre el 14 y el 52 por ciento. Una intervención oportuna resulta en una reducción en el costo del tratamiento de tales trastornos, y la terapia de juego es un ejemplo de intervención clínica efectiva.

Las investigaciones demuestran que los niños no aprenden a regularse automáticamente. Del mismo modo en que a los niños se les enseña a leer o a sumar, hay que enseñarles a desarrollar habilidades de autocontrol.

A los niños preescolares es necesario brindarles instrucción y practicar, en fin, brindarles oportunidades para que aprendan cómo manejar situaciones emocionales difíciles. Una forma de hacerlo podría ser aprovechar el poder de las marionetas.

Es sabido desde hace mucho tiempo que las marionetas son una forma eficaz de hablar con los niños, lo que resulta útil, ya que estudios previos muestran que los niños en edad preescolar ven las emociones negativas como susceptibles de control intencional.

Comprensión de las emociones

Sin embargo, el alcance de esta comprensión y los vínculos con el ajuste socioemocional del niño son poco conocidos. Para examinar esto, un equipo de investigadores realizó un estudio en el que a 62 niños de 3 y 4 años se les presentaron escenarios de marionetas en los que los personajes experimentaron ira, tristeza y miedo.

En paralelo, 47 adultos recibieron un cuestionario con el que calificaron el grado en que 6 estrategias de regulación emocional, incluyendo el uso de marionetas, fueron efectivas para disminuir las emociones negativas.

Formar berrinches, mostrar agresividad y ser insolente son algunos de los problemas de conducta más frecuentes en los niños.

Los resultados mostraron que incluso los niños en edad preescolar más pequeños vieron la distracción cognitiva y conductual y la reparación de la situación como relativamente efectiva; en comparación con los adultos, los preescolares favorecieron estrategias relativamente “ineficaces” como la ventilación y la rumia.

Detectan diferencias cerebrales en los hijos de padres que sufren depresión

Todos los participantes favorecieron la reparación de una situación negativa para disminuir los niveles de ira y distracción conductual y de ese modo reducir la tristeza y el miedo.

Estos resultados, además de mostrar cuán útil pueden ser las marionetas, proporcionan una base fértil para futuras investigaciones que examinen el desarrollo de la comprensión de las emociones y los mecanismos en el desarrollo de la competencia socioemocional.

Referencias:

Preschool children’s views on emotion regulation: Functional associations and implications for social-emotional adjustment. International Journal of Behavioral Development, 2009. https://doi.org/10.1177/0165025408098024

Effectiveness of the Puppet Show and Storytelling Methods on Children’s Behavioral Problems. Iranian Journal of Nursing and Midwifery Research, 2019. https://dx.doi.org/10.4103/ijnmr.IJNMR_115_15

Más en TekCrispy