Natasha Olby, profesora de neurología en la Facultad de Medicina Veterinaria, probando los reflejos de un perro con la ayuda de una colega. Crédito: Universidad Estatal de Carolina del Norte

Como muchos dicen, los perros son el mejor amigo del hombre. Los humanos de todo el mundo tienen como costumbra domesticarlos, y estos resultan ser grandes compañeros, protectores del hogar y receptores y emisores de afecto.

Meses atrás hablamos de un estudio en el que un equipo de investigadores analizó los niveles de hormona del estrés en perros y constató que estos experimentaban niveles de estrés similares a los de sus dueños, demostrando así los fuertes lazos que se crean entre ellos.

Pero en esta oportunidad hablaremos de una similitud menos agradable entre los caninos y los humanos. Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad Estatal de Carolina del Norte encontró que los perros pueden sufrir el mismo tipo de encefalitis autoinmune que las personas.

Existen varios tipos de encefalitis autoinmune

Como su nombre lo indica, la encefalitis autoinmune es una reacción del sistema inmunitario contra el cerebro, una condición muy común en los perros, sobre todo en aquellos de razas pequeñas y perros adultos jóvenes.

Se trata de una enfermedad bastante compleja y según los veterinarios neurólogos aún no se ha podido diferenciar entre la gran cantidad de casos de naturaleza no infecciosa llamados “meningoencefalitis de etiología desconocida“, como indica Natasha Olby, profesora de neurología veterinaria y neurocirugía en NC State y autora principal de esta investigación:

“Cuando diagnosticamos encefalitis basada en la resonancia magnética y la punción lumbar, realizamos pruebas de enfermedades infecciosas. Si descartamos la infección (que representa solo una pequeña parte de estos casos), nos queda un diagnóstico de meningoencefalitis de etiología desconocida. Esto es un término general para la encefalitis autoinmune y tratamos a estos perros con inmunosupresión”.

Ahora bien, como ocurre con muchas enfermedades, la forma en que estas se conciben van cambiando conforme las investigaciones van aclarando los puntos nublados en torno a ella. Este ha sido el caso de de la encefalitis autoinmune humana.

Cuando se descubrió que había anticuerpos que actuaban contra diferentes proteínas de superficie en las neuronas en personas con esta afección, se diferenciaron varios tipos, cada uno asociado a una forma diferente de encefalitis autoinmune. La más común es la encefalitis del receptor de NMDA (NMDARE), en la que existen anticuerpos contra el receptor excitador de NMDA.

¿Quieres saber la edad de tu perro en años humanos? No es tan simple como multiplicar por 7

Los perros puede sufrir el mismo tipo de encefalitis que los humanos

Olby y sus colegas utilizaron una prueba que analizó estos anticuerpos contra seis objetivos diferentes de la superficie neuronal involucrados con la encefalitis autoinmune en humanos con líquido cefalorraquídeo (LCR) de perros con encefalitis.
Los investigadores destacan el hecho de que los genes humanos y los caninos son casi idénticos para este tipo de estudios, por lo que con hacer la prueba en humanos se tendrían resultados efectivos para los perros.

“La prueba contiene células que expresan las proteínas diana humanas en niveles altos y si hay anticuerpos para estos objetivos en el LCR, se unirán a las células y podremos visualizarlas con una etiqueta fluorescente”.

Para esta investigación, se reunieron 32 perros con enfermedades neurológicas inflamatorias y no inflamatorias y se examinó su líquido cefalorraquídeo. Con ello, se constató que 19 de ellos sufrían enfermedad inflamatoria, y tres de estos fueron diagnosticados específicamente con anticuerpos contra el objetivo NMDAR. Por fortuna, estos respondieron de manera positiva a la terapia inmunosupresora.

Olby considera que poder demostrar que los perros pueden sufrir una encefalitis autoinmune específica y la misma que los humanos “es realmente un cambio de paradigma“. Con estos hallazgos, quizás pueda cambiársele el status de “etiología desconocida“, y aunque los tratamientos seguirán siendo los mismos por el momento, no se descarta la posibilidad de que la mejor clasificación de la enfermedad de lugar a nuevos terapias en el futuro.

Referencia:

Presence of cerebrospinal fluid antibodies associated with autoimmune encephalitis of humans in dogs with neurologic disease, Journal of Veterinary Internal Medicine (2019). DOI: 10.1111/jvim.15616

Más en TekCrispy