No controlar lo que se come y lo que se bebe durante una celebración puede jugarnos más de una mala pasada, especialmente con respecto a lo segundo. Pero también la comida puede llevarnos al hospital. Suele ocurrir si abusamos de alimentos poco saludables, si alguno se encuentra en mal estado o si nos confundimos. Esto último puede parecer poco probable, pero es precisamente lo que le ocurrió a una mujer de 60 años en Israel, cuando durante el banquete de una boda confundió wasabi con guacamole.

Comió tal cantidad de esa salsa espesa de color verde que al día siguiente tuvo que acudir a urgencias, aquejada de lo que resultó ser una cardiopatía conocida como “síndrome del corazón roto”. Su caso ha sido descrito recientemente en la revista BMJ Case Reports.

El condimento que le partió el corazón

A pesar de todo, no debió parecerle poco apetitoso a esta señora, que ingirió una gran cantidad, pensando que en realidad se trataba de guacamole.

Como resultado, aún en la celebración, comenzó a sentir una presión y dolor en el pecho que se extendía a sus brazos. Pasadas unas horas parecía que la molestia disminuía, por lo que decidió seguir en el banquete. Sin embargo, al día siguiente comenzó a sentir debilidad y malestar general, por lo que acudió a las urgencias del Centro Médico de la Universidad de Soroka, en Israel. Una vez allí, se le diagnosticó una miocardiopatía de takotsubo, denominada así porque el corazón adopta temporalmente la forma de un recipiente japonés para atrapar el pulpo, llamado de este modo.

¿Qué importancia que tiene la ingesta de potasio?

Se le conoce también como “enfermedad del corazón roto”, pues es habitual en personas que han perdido a una pareja o cualquier otro ser querido. Incluso se conocen casos de personas que lo han manifestado tras perder a su mascota. Se da cuando un periodo de estrés muy intenso genera una disfunción en uno de los ventrículos cardíacos, normalmente el izquierdo, y provoca síntomas parecidos a los de un infarto.

Afortunadamente, aunque algunos casos pueden complicarse, la mayoría son reversibles y la enfermedad desaparece totalmente después del tratamiento adecuado. Es lo que le ocurrió a esta paciente, que en un mes ya se encontraba recuperada.

Su caso ha sido especialmente curioso, pues es la primera vez que se reporta algo así causado por el wasabi, pero sobre todo sirve como recordatorio de un consejo muy importante: asegúrate siempre de que lo que comes es realmente lo que crees que es.

Este artículo fue publicado originalmente en Hipertextual.

Más en TekCrispy