Desde que esta planta ha sido legalizada en varios lugares para su uso medicinal –y a veces incluso recreativo– ha sido posible notar que se han presentado muchas más dudas con respecto a ella. Después de todo, la legalidad de su uso les ha abierto las puertas a nuevos usuarios y facilitado su consumo para quienes eran habituales.

Como consecuencia, no es raro que los casos de un uso inadecuado de la misma se hayan vuelto más frecuentes. Uno de los más repetidos se trata de la paranoia –que ocurre mientras los usuarios están drogados– que les hace creer que podrían morir.

La separación de la realidad de crea esta planta hace que las ideas paranoicas y psicóticas sean mucho más fuertes. Asimismo, sí puede llegar a tener manifestaciones físicas. Sin embargo, ¿será esto suficiente para causar la muerte de un hombre adulto? Esta es la pregunta que muchos académicos, profesores y científicos se han dedicado a responder.

La marihuana por sí sola no puede causar la muerte

Lo primero que hay que dejar claro es que sí es más que posible que un individuo tenga una sobredosis de marihuana. Sin embargo, lo que debemos entender es que, tal como Ryan Gregory Vandrey, profesor asociado de Johns Hopkins Medicine en el departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento comenta: “Una sobredosis no significa necesariamente la muerte”.

Para poder expresar esto con más detalles, Jonathan P Caulkins, profesor de la Universidad Carnegie Mellon en el departamento de Investigación y Política de Operaciones afirma: “La posibilidad de una sobredosis de cannabis depende de la definición de la palabra sobredosis. Si una sobredosis significa cualquier consecuencia adversa aguda para la salud de tomar demasiado, entonces absolutamente. No hay duda de que el cannabis puede hacer eso”.

Del mismo modo, Caulkins continúa su comentario diciendo que “Si uno la toma [a la marihuana] como una causa de muerte por el mismo mecanismo fisiológico que está involucrado en la sobredosis de opioides (respiración suprimida, etc.), entonces no [puede ocurrir una sobredosis], no es así como funcionan los cannabinoides”.

Esto es apoyado por la opinión de Chelsea Shover, epidemióloga e investigadora postdoctoral de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Stanford quien dice que “La marihuana no tiene esencialmente un riesgo de sobredosis fatal, pero es posible una sobredosis no fatal”.

Asimismo, Shover afirma que algunas de las consecuencias o síntomas que que sí pueden presentarse son “confusión, paranoia, ansiedad, pánico, frecuencia cardíaca rápida, delirios, alucinaciones, aumento de la presión arterial y náuseas o vómitos”.

¿Es posible que haya excepciones?

Dentro de los comentarios de los anteriores académicos también pudimos conocer que, a pesar de que la marihuana no es letal, si se ve combinada con otro tipo de patologías propias del individuo, sus consecuencias sí pueden llegar a ser fatales.

Esto nos lo puede ejemplificar mejor Steve Rolles, un analista de políticas Senior en Transform Drug Policy Foundation, quien comenta lo siguiente: “Pueden enfermarse mucho, terminar en el hospital y pasar un momento terrible, pero a menos que tengan alguna otra vulnerabilidad de salud, como un problema cardíaco, o hagan algo estúpido como conducir, la muerte es excepcionalmente improbable.”

Ya se han presentado algunos casos en los que la marihuana tuvo efectos negativos en personas con problemas cardiacos y en niños o adolescentes que consumieron una dosis mayor a la soportada por su masa corporal. No obstante, nuevamente cada caso ha probado que se ha dado como una consecuencia de la mezcla de las situaciones y no como un efecto directo del uso de la marihuana.

Entonces… ¿cuándo ocurre una sobredosis de marihuana?

Ya hemos dejado claro que esta puede ocurrir, y también tenemos presente que por sí sola no llega a ser fatal –ya que requiere de la presencia de otros factores de salud que desencadenen las consecuencias negativas. Así que, ya solo nos queda preguntarnos ¿cuándo se presentan las sobredosis –no letales– de marihuana?

Por lo general, “La sobredosis no letal de marihuana, que resulta en un estado mental muy alterado, es bastante común y está más estrechamente asociada con el consumo de comestibles” según lo comentado por Sharon Levy, Directora del Programa de Adicción y Uso de Sustancias para Adolescentes en el Hospital Infantil de Boston. Asimismo, sobra decir que esta se da cuando la persona ha consumido una cantidad mayor a la acostumbrada o a la que su cuerpo puede procesar, lo que desencadena reacciones poco agradables y nada placenteras para el usuario de la misma.

Sobre la repetición de este tipo de problemas Keith Humphreys, profesor del departamento Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento en la Universidad de Stanford, afirma: Las sobredosis no fatales (mejor llamadas “intoxicaciones por drogas”) ocurren todo el tiempo con productos de cannabis, por lo general se presentan en la sala de emergencias como un ataque de pánico o, a veces, como un episodio psicótico en el que la persona ha perdido temporalmente el contacto con la realidad”.

En cualquier caso, el mejor “tratamiento para una sobredosis es simplemente esperar hasta que los efectos desistan, lo que podría durar algunas horas” según opina Karen Corsi, profesora asociada del departamento de Psiquiatría de la Universidad de Colorado.

Rolles vuelve a hacer presencia y deja un consejo para estas situaciones: “Para evitar todos los riesgos, no lo use en absoluto. Para reducir los riesgos, sepa lo que está consumiendo y use moderadamente en un entorno seguro”.