En un mundo tan acelerado como el actual, no es raro que las personas se quejen de tener poco tiempo para hacer todo lo que necesitan. Entre estas necesidades, una de las que con más frecuencia se ve afectada es el sueño.

Después de todo, con la finalidad de ser “más eficientes” tendemos a sacrificarlo para ser capaces de completar otras tareas. Lastimosamente, para la mayoría de nosotros esto termina siendo contraproducente, ya que, a la larga, nuestro cerebro y cuerpo de recienten.

Como consecuencia, tendemos a estar menos enfocados y mucho más cansados de lo que deberíamos. O al menos… eso es lo que ocurre con la mayoría de nosotros. Sin embargo, los científicos han descubierto ahora que existe un pequeño porcentaje de la población que se escapa a esta regla.

Algunos simplemente tienen suerte

Solo 1 de cada 100.000 personas tiene esta mutación.

Sí, así es, estamos hablando de todos aquellos que son capaces de tener un descanso de solo 5 o 6 horas y levantarse al día siguiente sin el más mínimo problema. A pesar de que muchos de nosotros a veces hacemos esto y nos sentimos bien, no se trata de una condición que dure indefinidamente, pero en el caso de estos afortunados individuos, sí lo es.

Puesto que, verdaderamente no necesitan de más tiempo para poder descansar. En general, se ha descubierto que estos tienen la capacidad de dormir un promedio de 6.25 horas y tener los mismos niveles de descanso que sus contrapartes que descansan 7 u 8 horas.

Estudiando nuestro sueño

No nuestros sueños o su significado, sino el sueño como tal y los procesos biológicos que allí ocurren. No es secreto para nadie que durante la noche, al dormir, reponemos energía y tanto nuestra mente como nuestro cerebro descansan.

Sin embargo, las personas con la mutación del gen DEC2 han demostrado que su descanso puede reducirse hasta una hora sin tener consecuencias graves. Sin embargo, como el organismo es un sistema complejo, es natural que un proceso tan vital como el sueño no se encuentre regulado por tan solo un único gen.

El adulto promedio necesita al menos 7 horas de sueño.

Por ello, a lo largo de los años se han realizado otros estudios tratando de comprender con mayor claridad el origen y la magnitud de esta mutación. En esta búsqueda, los investigadores se toparon con otro gen mutado conocido como ADRB1. Este último tiende a regular procesos como la vigilia y el movimiento del organismo. Por ello, un aumento de su presencia en el organismo a la hora de despertar permite que las personas se sientan más enérgicas que aquellas que tienen el gen común.

Para poder tener una idea de todo esto, muchas de las investigaciones se realizaron en los cerebros de ratones de laboratorio. Gracias a ellos fue posible identificar la inferencia de este par de genes en la vigilia y las consecuencias que estos tienen en el organismo.

En un futuro, será posible tomar estos conocimientos para trabajar con los trastornos del sueño. De este modo, será posible inhibirlos en caso de que lo que se desee sea descansar y –tal vez– aprender a controlarlos con tratamientos cuando se requiera ser más productivo.

Referencias:

Investigating the neurocircuitry of sleep duration regulation: http://grantome.com/grant/NIH/R01-NS104782-02

Investigating Genetics of Human Natural Short Sleepers: http://grantome.com/grant/NIH/R01-NS072360-05

A Rare Mutation of β1-Adrenergic Receptor Affects Sleep/Wake Behaviors: https://doi.org/10.1016/j.neuron.2019.07.026