En lo que respecta a salud, una de las recomendaciones más comunes para mantenerla es hacer ejercicio de manera frecuente. Esto no solo permite equilibrar el consumo calórico de nuestro cuerpo en función de lo que ingerimos, sino que también favorece la formación de músculo e incluso puede mejorar los procesos cognitivos, según estudios recientes.

Ahora bien, como solemos decir: todo con equilibrio. Una investigación ha encontrado que los niños que se especializan en algún deporte tienen mayor riesgo de sufrir lesiones puesto que suelen realizar más ejercicio de alta intensidad que otros de su edad.

La propensión a las lesiones es diferente entre niños y niñas

Un equipo de investigadores realizó un estudio de varios años en 10,138 niños mayores y adolescentes y sus madres, todos residenciados en todo Estados Unidos, sobre los cuales se recopilaron datos por medio de cuestionario aplicados en los años 1997, 1998, 1999 y 2001.

El historial de lesiones fue proporcionado por las madres de los participantes a través de un cuestionario en 2004, con lo cual se encontró que los niños que pasaban mayor número de horas haciendo ejercicio físico eran más propensos a sufrir lesiones. Las más comunes eran fractura por estrés incidente, tendinitis, condromalacia rotuliana, desgarro del ligamento cruzado anterior, osteocondritis disecante o defecto osteocondral.

Los hallazgos sugieren que la especialización deportiva, definida como la práctica de un solo deporte en otoño, invierno y primavera, conlleva importantes riesgos de lesión incluso cuando se considera el volumen de la actividad de manera separada.

Ahora bien, los patrones de riesgo diferían entre el sexo. La especialización en un deporte aumentó en un 30 por ciento el riesgo de sufrir lesiones entre las niñas considerando su volumen, sin embargo, ningún deporte en especial representó un riesgo adicional para ellas. En cambio, en los niños, la especialización no aumentó de manera significativa el riesgo en los niños, aunque ciertos deportes, como el béisbol o la gimnasia, sí lo hizo.

La solución no es no especializarse

Si se quieren reducir las lesiones por especialización en algún deporte, la solución no es no especializarse, sino controlar la cantidad de tiempo semanal que se entrena y alternar con otros ejercicios.

Los atletas que se especializan en un deporte, tienden a practicar con mayor frecuencia e intensidad en comparación con los atletas que no se enfocan en uno solo, según la publicación en la revista Orthopaedic Journal of Sports Medicine.

Esto podría llevarnos a pensar que la especialización no es tan recomendable como pensábamos, pero también estaríamos exagerando. Alison Field, profesora de epidemiología y pediatría en la Universidad de Brown y autora de esta investigación, indica que guiarnos por esta idea podría ser incluso peor. Al no enfocarse en una sola disciplina, es probable que agreguen otra y esto podría aumentar el volumen de actividad.

“Pero si enviamos un mensaje que dice que los niños no deben especializarse, la preocupación es que los padres y los niños simplemente agreguen otro deporte en la parte superior. Así que mantendrán su deporte actual y lo harán a un nivel muy alto y simplemente agregarán un deporte más para que no se ‘especialicen’. Eso realmente aumentaría su volumen, por lo que probablemente no sería una buena idea”.

El entrenamiento excesivo no garantiza un atleta destacado

El hecho de que un niño sienta interés por un deporte y le apasione tanto como para especializarse en él es realmente bueno. En estos casos, lo importante es considerar la cantidad de horas que este invierte en dicho ejercicio.

Muchos padres y entrenadores hacen hincapié en la disciplina y la necesidad de cumplir con los rigurosos entrenamientos que implica la especialización en un deporte. Para muchos de ellos, no entrenar “demasiado” implica que se retrasarán en su desarrollo como atletas o que no destacarán. Pero tal como indica Field, puede ocurrir todo lo contrario:

“Pero en realidad puede ser todo lo contrario. Si los niños hacen demasiado, pueden lesionarse y quedarse atrás. Y también es importante recordar que deberían disfrutar haciendo su deporte; debería ser algo que no abrume su vida”.

De ahí que la mejor recomendación, según la autora, es moderar la cantidad de tiempo que estos jóvenes atletas emplean en su actividad física vigorosa, y alternarla junto con otras formas de ejercicio como el yoga, por ejemplo.

Referencia:

Injury Risk Associated With Sports Specialization and Activity Volume in Youth. https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/2325967119870124