La innovación tecnológica de la mano de la Inteligencia Artificial es un campo que ha ido aumentando con el pasar del tiempo, tanto así que en la actualidad, el uso de la IA ha contribuido de forma significativa con diversas áreas.

Actualmente, nos encontramos con maquinarias y/o programas capaces de realizar ciertas actividades que se plantean como una rutina o secuencia y que cuentan con un patrón en específico.

Una Inteligencia Artificial más inteligente

Tal es el caso, de los robots en la industria automotriz o aquellos que se utilizan en el campo médico para realizar operaciones que necesitan medidas extremas de cuidado y precisión.

Centrarnos en este tema implica muchos otros ejemplos, como los nacientes smartwatches que en el pasado solo proporcionaban la hora y algún tipo de integración con nuestros smartphones.

Sin embargo, ahora nos topamos con relojes inteligentes capaces de proporcionarnos datos médicos sobre nuestra salud, cantidad de calorías y/o actividades físicas que realizamos, entre otras novedades.

Diseño de inteligencia aumentada

Algunas veces lograr este enfoque no es tan sencillo como surtir un app para que responda ante ciertas condiciones, sino que los desarrolladores se han centrado en crear aplicaciones que le brinden a los usuarios un posible diagnostico médico.

Encuentra todo tipo de recursos gratuitos para diseño en Pixelify

Con esto no se quiere decir que los smartwatch sustituyen a los especialistas, pero cada día estos dispositivos son equipados con enormes cantidades de datos que les proporcionan un patrón, sin embargo, estos diseños están centrados en el humano (HCD, por sus siglas en inglés) y no en la interacción humano-computadora (IHC) que es el factor más determinante.

En este sentido, la fuente señala que el problema radica en que “no se cumplen los objetivos funcionales y emocionales de los usuarios”, y se han comenzado a plantear la posibilidad de que los humanos no demos por hecho el funcionamiento de una aplicación como correcto.

Sino que nos planteemos el hecho de que a pesar de mostrar un interfaz correcta pueden existir errores. Un enfoque que según los expertos podría ofrecer resultados más idóneos si se centra en la IHC para crear sistemas más inteligentes.

Más en TekCrispy