La idea generalizada que se tiene de los gatos es que son inteligentes, ágiles, de carácter fuerte y, sobre todo, independientes. Los gatos pueden parecer distantes, incapaces de formar nexos sociales cercanos, pero los resultados de un reciente estudio sugieren que podríamos estar subestimando las habilidades sociales de los gatos.

La investigación, que fue llevada a cabo por científicos de la Universidad Estatal de Oregón (OSU), demostró que los gatos pueden formar lazos increíblemente estrechos con sus dueños, comparables a los observados en bebés humanos y perros.

Las especies competidoras se ayudan mutuamente como "amigas”

Examinando la relación

Para obtener más información sobre la relación entre gatos y humanos, los científicos adaptaron una prueba estandarizada (prueba de base segura) que normalmente examina la relación entre bebés o perros y su cuidador clave.

Los investigadores señalan que los gatos desarrollan un vínculo profundo con sus dueños y los utilizan como fuente de seguridad en situaciones desconocidas.

Para la prueba, los investigadores expusieron a una pareja (humano y gato) a un entorno desconocido por dos minutos. Posteriormente, el propietario del gato abandonó la habitación, dejando a su mascota sola, y regresó después de un corto tiempo.

La versión felina de la prueba se realizó con 70 gatos domésticos, incluyendo jóvenes y adultos. Mientras la hacían, los investigadores observaron cómo los gatos se comportaron ante la separación y lo que hicieron cuando regresó su dueño. En base a estas observaciones, asignaron a los animales a diferentes tipos de enlace.

El resultado fue claro: el 64,3 por ciento de los gatos jóvenes mostró signos de apego seguro y estable. Estos animales estaban visiblemente estresados ​​en ausencia de sus cuidadores y, por ejemplo, maullaban mucho. Por otro lado, después de la reunificación, se relajaron de inmediato, como lo demuestra el hecho de que dejaron de maullar y se atrevieron a explorar la habitación.

Similar a los niños

Respecto a los gatos mayores surgió una imagen similar: un 65,8 por ciento mostró que estaba estrechamente relacionado con su dueño. Curiosamente, esta cifra corresponde aproximadamente a la proporción de niños pequeños que muestran un apego seguro a sus padres en tales pruebas.

Para evaluar la relación entre gatos y humanos, los científicos adaptaron una prueba estandarizada que examina la relación entre bebés o perros y su cuidador clave.

La respuesta al reencuentro revela mucho sobre la naturaleza de la relación. En las pruebas realizadas previamente, tanto los padres de los niños como los propietarios de perros domésticos, representaron una especie de refugio, proporcionando orientación y seguridad en una situación poco familiar.

Los murciélagos vampiro establecen amistades duraderas como los seres humanos

En referencia a los resultados observados, la investigadora Kristyn Vitale, afiliada al Laboratorio de Interacción Humano-Animal en la Facultad de Ciencias Agrícolas de la OSU y autora principal del estudio, comentó:

“El estudio mostró que la mayoría de los gatos domésticos tienen un vínculo profundo con sus dueños y los utilizan como fuente de seguridad en situaciones desconocidas”.

Esto deja en claro que no solo los perros, sino también los gatos cuentan con profundas habilidades sociales, pudiendo formar lazos de apego no solo con sus compañeros, sino también con individuos de otras especies.

Referencia: Attachment bonds between domestic cats and humans. Current Biology, 2019. https://doi.org/10.1016/j.cub.2019.08.036

Más en TekCrispy