La noche de ayer se celebró la edición número 71 de los mayores premios para la televisión, los Primetimes Emmy Awards, y, si bien nos imaginábamos algunas sorpresas durante la velada, no llegamos a pensar que, por ejemplo, en una categoría donde cuatro nominadas eran de ‘Game of Thrones’ y una de ‘Ozark’, la ganadora fuera para Netflix y no para la favorita de HBO.

En una noche donde los discursos inspiradores y con palabras enfocadas en generar el cambio, hay que resaltar el nombre de las estrellas que sí tuvieron la oportunidad de caminar al podio mientras los aplausos los acompañaban. Sin embargo, si hay algo que resaltar –por fuera de quiénes fueron los grandes ganadores de la premiación– es que Homero, sí, Homero Simpson se llevó la corona del mejor host.

Empezando con las risas

El show inició con las premiaciones dentro de la categoría de comedia, donde series como ‘Barry’, ‘The Marvelous Mrs. Maisel’ y ‘Flebag’ dejaron el nombre de sus cadenas (HBO, Netflix y BBC) bien en alto. Dentro de los nominados como Mejor Actor de Reparto en una Serie de Comedia se terminó coronando Tony Shalhoub, quien interpreta a Abraham –el padre de la protagonista–, por encima de sus contrincantes.

Sin duda Amazon Prime Video tuvo una gran noche dentro del género, ya que, ‘The Marvelous Mrs. Maisel’ también le otorgó el premio de Mejor Actriz de Reparto dentro del género a la veterana de la comedia, Alex Borstein –quien interpreta a Susie, la manager del personaje de Rachel Brosnahan–. No obstante, la cadena de Amazon solo se quedó con esos “premios menores”, mientras que BBC se llevó los grandes con su show ‘Fleabag’.

La serie británica posicionó a Phoebe Waller-Bridge como la Mejor Actriz dentro del género, ganándole a las favoritas como Brosnahan, Julia Louis-Dreyfus –quien hasta la llegada de ‘Fleabag’ era la ganadora estrella de la categoría por su protagónico en ‘Veep’– y Natasha Lyonne por ‘Russian Doll’ de Netflix.

Asimismo, aunque el premio por Mejor Actor se lo llevó Bill Hader por ‘Barry’ (HBO’), ‘Fleabag’ ganó como la Mejor Serie de Comedia y le otorgó la estatuilla a Harry Bradbeer –por la Mejor Dirección– y a Waller-Bridge, de nuevo, pero en esta ocasión por el Mejor Guión.

 

Siguiendo con un poco de todo

Ya que el público estaba en calor, y más o menos acostumbrado al primer Emmy sin host, se pasaron a anunciar a los ganadores dentro de las categorías de variedades y mini series, o serie limitada.

Como era de esperarse, ‘RuPaul’s Drag Race’ se coronó como el ganador de la categoría de Mejor Programa de Competición, lo que sin duda le ofreció otra plataforma al creador e icono de la comunidad LGBTQ+, RuPaul, la oportunidad de dejar en claro la importancia de la diversidad y la inclusión en la televisión. Siguiendo por la línea, la televisión nocturna también tuvo su oportunidad de celebrar cuando ‘Last Week Tonight with John Oliver’ se ganó, no uno, sino dos estatuillas: la primera por el Mejor Guión en un Programa de Variedades y la segunda por ser el Mejor Programa de la Televisión Nocturna –lo que quiere decir que la academia lo considera superior que Seth Meyers–.

Sin embargo, aunque la televisión nocturna fue para HBO, NBC se posicionó con su programa estrella, ‘Saturday Night Live’, por ser el Mejor Programa de Skecth y por contar con la Mejor Dirección dentro de la categoría de variedades, gracias al talento de Don Roy King. Ahora bien, si debemos hablar de grandes ganadores es imposible que dejemos por fuera a ‘Chernobyl’, que, tal como se esperaba, se llevó las mejores nominaciones de su categoría.

La serie limitada que superó a ‘Breaking Bad’ y a ‘Game of Thrones’ con solo cinco episodios se llevó la estatuilla del Emmy por ser la Mejor Miniserie, por contar con la Mejor Dirección, gracias a lo realizado por Johan Renck, y, por tener el Mejor Guion que fue de la mano de Craig Mazin. Aunque, la categoría tuvo el nombre de HBO, los premios para las estrellas fueron para Netflix, Hulu, Amazon Prime y FX.

Como Mejor Actriz de Reparto, el premio fue para la interpretación de la madre de Gipsy Rose de Patricia Arquette en ‘The Act’, mientras que para el Mejor Actor de Reparto fue Ben Whishaw quien tuvo el placer de caminar al escenario y celebrar por su actuación en ‘A Very English Scandal’. No obstante, las grandes sorpresas de la noche fueron Michelle Williams (como Mejor Actriz Protagonista) por su protagónico en la serie de FX ‘Fosse/Verdon’ y Jharrel Jerome por su increíble papel en ‘When They See Us’ para Netflix.

El drama para el final

Por último, pero definitivamente no menos importante, la categoría de drama le hizo honor a su nombre y nos dejó a todos con la boca abierta por los resultados. Justo cuando pensamos que GOT se llevaría todo y más, sus competidores: ‘Ozark’, ‘Killing Eve’, ‘Pose’ y ‘Succession’, demostraron que hay nuevos rostros dispuestos a ocupar ese trono.

Aunque ‘Game of Thrones’ era la serie con más nominaciones, junto con ‘Chernobyl’, solo se llevó dos premios dentro de la categoría, el primero para el increíble Peter Dinklage como Mejor Actor de Reparto por su papel como Tyron Lannister –quien sin duda alguna fue de los cracks de la última temporada de GOT– y el segundo, el más destacado de todos, como la Mejor Serie Dramática, y, eso definitivamente es un home run, sobre todo luego de todas las críticas que recibió el final.

Ahora bien, como parte de las sorpresas de la noche, Julia Garner de ‘Ozark’ se posicionó por encima de las cuatro actrices nominadas por GOT: Lena Heady, Gwendoline Christie, Sophie Turner y Maisie Williams. Asimismo, Jodie Comer de ‘Killing Eve’ le ganó a la Madre de los Dragones, Emilia Clarke, y a la audaz abogada de ‘How to Get Away With Murder’, Viola Davis, quienes eran de las favoritas.

Por otro lado, aunque no muchos le apostaban a D.B. Weiss y Dan Benioff, que Jason Bateman se llevara la estatuilla como Mejor Director en una Serie Dramática por su trabajo en ‘Ozark’ fue una de las sorpresas de la noche. De la misma forma, aunque los capítulos de GOT tenían con que, la serie ganadora por el mejor guion fue ‘Succession’, gracias al trabajo de Jesse Armstrong.

Afortunadamente, Billy Porter –el icono de la serie de FX, ‘Pose’– se coronó como el Mejor Actor de la categoría, y, debemos admitir que no fue sorpresa que le ganara al Jon Snow de Kit Harrington, sobre todo por la influencia en la cultura que el personaje ha tenido desde su aparición en la serie. Este año la academia definitivamente quiso dar de qué hablar.