El maravilloso paisaje que en la actualidad describe la superficie terrestre es producto de una serie de cambios y movimientos que han ocurrido a lo largo de millones de años. Décadas de investigación se basan en la premisa de que el relieve topográfico de la Tierra está limitado por la velocidad a la que los ríos inciden en el lecho rocoso.

La respuesta del lecho rocoso a factores como el clima, la descarga de agua y la pendiente del canal controla fundamentalmente la sensibilidad de los paisajes a los cambios climáticos, los movimientos tectónicos y las propiedades de las diferentes rocas expuestas en la superficie de la Tierra.

Hasta cierto punto

Aunque durante mucho tiempo, los científicos han asumido que a medida que la tierra se empuja más rápido hacia arriba para formar una montaña, su altura aumenta de manera continua y predecible, los resultados de un reciente estudio sugieren que hay otros factores en juego.

Los análisis revelaron que después de que las montañas alcanzan un umbral, los canales se vuelven extremadamente sensibles a los cambios en sus pendientes, lo que limita su altura.

Los investigadores indican que estas predicciones pueden no aplicar para las montañas más empinadas y, por lo tanto, limitar su altura, lo cual puede ser cierto para los rangos de todo el planeta.

Como explica el investigador George Hilley, profesor de ciencias geológicas en la Facultad de Ciencias de la Tierra, Energía y Medio Ambiente de la Universidad de Stanford y autor principal del estudio:

“La gente ha argumentado durante mucho tiempo que a medida que los canales se vuelven cada vez más pronunciados, la tasa de erosión sigue aumentando. Sin embargo, encontramos que la teoría funciona realmente bien hasta cierto punto y luego se rompe empíricamente; parece que algo más entra en juego que no entendemos completamente”.

Para cerrar esa brecha, los autores del estudio tomaron un enfoque fundamentalmente diferente a investigaciones previas, al buscar en el mundo condiciones que revelaran cambios en la altura de la montaña en lugar de enfocarse en una sola ubicación.

Factor misterioso

Esa búsqueda los llevó a centrarse en los rangos en los trópicos, por lo que analizaron muestras de una amplia gama de paisajes de montaña, incluidos Venezuela, Brasil, Guatemala, Costa Rica y Taiwán, controlando el tipo de roca y las condiciones climáticas para evaluar comparaciones paralelas.

Los investigadores analizaron datos de cientos de cadenas montañosas en todo el mundo, incluyendo los ancestrales “tepuyes” venezolanos.

Estos análisis revelaron que después de que las montañas alcanzan una cierta elevación, los canales entre las montañas, de manera inesperada, se vuelven extremadamente sensibles a los cambios sutiles en sus pendientes, lo que limita la altura de las montañas.

Para robustecer las observaciones iniciales, los investigadores incorporaron datos de cientos de cadenas montañosas en todo el mundo y descubrieron que seguían un patrón similar: la altura o relieve del paisaje se limita después de cruzar un umbral impulsado por la inclinación del canal.

Al aportar evidencia de que este factor influye en la altura de las montañas, la investigación podría afectar otros estudios sobre la relación entre las tasas de erosión de las montañas y el clima, elementos importantes para comprender el clima antiguo y pronosticar patrones futuros.

Referencia: Earth’s topographic relief potentially limited by an upper bound on channel steepness. Nature Geoscience, 2019. https://doi.org/10.1038/s41561-019-0442-3