Los sabores en los cigarrillos electrónicos generan interés entre jóvenes y adultos, y cambian su percepción del daño que pueden causar.

Los cigarrillos electrónicos, conocidos también como vapers o e-cigarrillos, son dispositivos que se lanzaron al mercado como una alternativa para dejar de fumar el cigarrillo tradicional y así evitar sus efectos nocivos en el organismo.

Curiosamente, este tuvo una gran acogida entre los consumidores, e incluso aquellos que no eran fumadores decidieron probarlo, suponiendo quizás que esta era una práctica inofensiva. En la actualidad, se estima que el 9 por ciento de los jóvenes entre 18 y 24 años en los Estados Unidos son usuarios de cigarrillos electrónicos.

Pues bien, quienes sigan las noticias sobre este tema sabrán que en Estados Unidos se han suscitado más de 500 casos de enfermedad pulmonar en personas que tenían una cosa en común: fumaban con cigarrillos electrónicos.

El asunto es tan grave que mereció muchas investigaciones sobre sus efectos sobre el cuerpo humano, e incluso la intervención de las autoridades. Recientemente, el presidente Trump ordenó que el caso específico de los cigarrillos electrónicos de sabores sean eliminados del mercado mientras se llevan a cabo los estudios pertinentes, con el fin de detener la ola de enfermedad pulmonar en la población.

A propósito de ello, hablaremos de una investigación reciente enfocada en determinar el impacto de los cigarrillos electrónicos de sabores sobre el asma, la cual es considerada por primera vez en el marco de este complejo tema.

Los efectos de vapear dependerán de los sabores

El sabor a regaliz negro causaba una inflamación exagerada en las vías respiratorias, mientras que el sabor a canela la reducía.

Un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Sydney (UTS), la Universidad de Vermont, EE.UU. y el Instituto de Investigación Médica Woolcock, en Australia encontró que algunos cigarrillos electrónicos con sabor, incluso cuando no contienen nicotina pueden alterar la forma en que funcionan las vías respiratorias, y empeorar la gravedad del asma en los pacientes que la padecen.

David Chapman, investigador de UTS y autor principal del estudio, resalta que el efecto no es el mismo para todos los sabores, sino que estos dependían de las características intrínsecas de cada sabor.

“Los efectos exactos sobre las características del asma dependían del sabor específico, lo que sugiere que no todos los cigarrillos electrónicos con sabor tendrán las mismas consecuencias en la salud pulmonar”.

Por ejemplo, el sabor a regaliz negro causaba una inflamación exagerada en las vías respiratorias, mientras que el sabor a canela tuvo un efecto contrario, reduciendo esta inflamación, pero aumentando su sensbilidad. Por su parte el sabor a pudín de banana exageró el nivel de cicatrización de los tejidos.

También observaron que todos los líquidos de cigarrillos electrónicos que contienen nicotina suprimieron la inflamación de las vías respiratoria. Esto era de esperarse, puesto que la nicotina tiene conocidas propiedades antiinflamatorias.

Sabor a tóxico

Ahora bien, la investigación no abarcó la composición detallada de los líquidos dentro de los vapers de manera directa. Sin embargo, ya otras investigaciones previas sugieren que sabores vendidos como “mantecoso/cremoso” y “canela”, que corresponden a pudín de plátano y cinnacidio, son tóxicos.

“La mayoría de los fumadores de cigarrillos electrónicos usan líquidos con sabor, pero hay alguna evidencia de que los aditivos de sabor pueden ser tóxicos cuando se inhalan”.

Sin lugar a dudas, se trata de un hallazgo importante dentro de esta oleada de enfermedades presuntamente causadas por los cigarrillos electrónicos. De modo que, aunque aún no se ha aclarado por completo la situación, es conveniente que las personas que sufran de asma se abstengan de continuar utilizándolos.

Referencia:

The Effect of Flavored E-cigarettes on Murine Allergic Airways Disease. https://www.nature.com/articles/s41598-019-50223-y