Cuando hablamos de la medicina y de quienes la ejercen, nos llegan sentimientos de admiración y respeto para con estas personas por su inteligencia y entrega en sus complicadas labores. Bien sabemos que el cuerpo humano, y la vida misma, son sumamente complejos e intentar salvarlos no es tarea para cualquiera.

Sin embargo, los médicos, al igual que otros profesionales, deben lidiar con situaciones incómodas en su lugar de trabajo que van más allá de su deber con los pacientes. El acoso laboral es algo de lo que ninguna carrera puede huir, y en efecto, este se hace presente en los hospitales y centros de salud en los que estos trabajan.

Y el problema parece ser bastante grave de hecho. Un equipo de investigadores de la Universidad de Brandeis decidió hacer una investigación sobre el tema específico del acoso sexual entre los residentes de medicina interna y cirugía en los Estados Unidos y encontró que el acoso sexual es bastante común entre las mujeres residentes en los programas de medicina interna y cirugía.

Residentes de medicina interna y cirugía son las más acosadas

El equipo realizó una encuesta a los residentes de 34 programas de medicina interna, pediatría y cirugía general en 14 centros médicos académicos distribuidos en todo el territorio estadounidense, reuniendo una población de 1708 residentes, de los cuales 879 eran mujeres.

La aplicación de la encuesta tenía como objetivo indagar en la experiencia de los residentes respecto a comentarios sexuales no deseados, atención o avances de un superior o colegas en los últimos os años, incluyendo medidas de vitalidad y angustia ética o moral.

Al analizar los resultados, encontraron que las mujeres residentes en las especialidades de cirugía y medicina interna informaron más altas de acoso sexual de parte de sus colegas o superiores, mientras que las residentes de pediatría informaron las más bajas.

Scanoma, una aplicación para determinar los riesgos de cáncer en cualquier lesión cutánea

En sus dos años anteriores de capacitación, casi el 12 por ciento de las mujeres de cirugía general informaron que el acoso provenía de sus colegas o de sus superiores en el área, lo cual también se observó en el 7 por ciento de las mujeres de medicina interna y el 2 por ciento de las de pediatría.

Llama la atención que entre los encuestados, las personas que se identificaron como pertenecientes a la comunidad LGBTQ reportaron los niveles más altos de acoso sexual en su lugar de trabajo.

Niveles más altos de angustia ética o moralLos resultados también reflejaron que las mujeres que informaron que habían sido acosadas sexualmente por sus colegas del área se sentían menos energizadas hacia su trabajo, y también sufrían niveles más altos de angustia ética o moral.

Linda Pololi, médica y científica investigadora del Centro de Investigación de Estudios de la Mujer de la Universidad de Brandeis, y coautoras del artículo, considera que “es escalofriante darse cuenta del alcance generalizado de este comportamiento poco profesional entre los médicos en los programas de capacitación médica“.

Y en efecto lo es. La medicina requiere altos niveles de profesionalismo, tanto para ser eficientes curando a los pacientes, como para no sabotear el trabajo de los colegas que tienen responsabilidades iguales de grandes. No se equivoca Pololi al finalizar diciendo que en las “instituciones de curación, aprendizaje y descubrimiento, los prejuicios de género y el acoso deben ser eliminados”.

Referencia:

Medical residents report widespread sexual harassment. https://www.brandeis.edu/now/2019/september/sex-harassment-doctor.html

Más en TekCrispy