Cuando pasamos por una situación estresante, un momento de tristeza, enojo o frustración, y buscamos una forma de sentirnos mejor, por lo general lo más inmediato que se nos viene a la mente es comer. Sin lugar a dudas, comer algo delicioso puede mejorar nuestro ánimo, aunque esta no sea la manera más adecuada.

Pues bien, ocurre de manera similar con otros tipos de estrés, como los causados por la ausencia de algo a lo que estamos acostumbrados y que servía como medio de relajación. Un ejemplo común de ellos está en los fumadores que están intentando abandonar el hábito, entre los cuales se escucha que el no fumar les hace comer de manera desaforada.

El hecho es que un equipo de investigadores decidió determinar si es cierto que lo fumadores que no están dejando de serlo reasignan sus recursos invertidos en dicha actividad hacia la comida y el agua cuando no pueden acceder a los cigarrillos.

¿Cigarrillos, comida o agua?

El resultado fue todo lo contrario a lo esperado según la creencia popular mencionada, y tal parecer que “las motivaciones para los cigarrillos, la comida y el agua no interactúan mucho”, según indica Stephen Tiffany, profesor en el departamento de psicología de la Universidad de Buffalo y autora de la investigación.

Los investigadores reunieron a cincuenta fumadores diarios de cigarrillos para que hicieran dos sesiones Choice Behavior Under Cued Condiciones (CBUCC) en el momento en que atravesaban condiciones de abstinencia y no abstinencia durante la noche.

CBUCC comprende un procedimiento en el que a los participantes se les presentan claves y gastan dinero para obtener acceso inmediato a esa clave. Con esto, es posible evaluar factores motivacionales y comportamientos de consumo de drogas, incluido el valor de la recompensa, el deseo, la búsqueda, tiempo de elección y consumo.

Prohibir la venta de tabaco a menores de 21 años reduce el hábito de fumar

Los fumadores que se abstuvieron durante 12 horas tenían dinero para gastar en sus elecciones. Durante el experimento, se sentaron frente a una caja con una puerta corrediza, dentro de la cual había una de estas tres cosas: su marca favorita de cigarrillos, una barra de chocolate que antes decían que les gustaba o una taza de agua.

Los participantes recibieron “dinero de la casa” con el cual tenían la opción de comprar cualquiera de las cosas mencionadas, aunque también podían simplemente quedarse con el dinero. Estos podían ver el contenido de la caja, calificar su antojo por determinado artículo en una escala del 1 al 7 y determinar cuánto de los USD 9 que tenían querrían gastar en su antojo.

A diferencia de muchos estudios anteriores, las personas en este estudio gastaban dinero real, obtenían comida y cigarrillos reales, y tenían posibilidades reales e inmediatas de probar estos artículos“, explica la coautora Jennifer Betts, estudiante graduada del departamento de psicología.

Los fumadores abstinentes prefieren gastar en cigarrillo antes que en comida

Persona Fumando Habito De Fumar
Durante el experimento, los fumadores abstinentes mostraron preferencia en comprar cigarrillos, seguida por la comida y por último el agua.

De modo que utilizando señales y dinero real para saber cuánto podrían gastar los fumadores en cigarrillos, comida y agua durante la abstinencia, encontraron que los participantes gastarían más dinero para tener acceso a los cigarrillos que a la comida o el agua, tal como indican en su publicación.

“Como índice del valor de la recompensa, los participantes gastaron más dinero para acceder a los cigarrillos que la comida o el agua y más para la comida en relación con el agua. La abstinencia aumentó el valor de recompensa de los cigarrillos, pero no afectó significativamente el valor de recompensa de los alimentos o el agua”.

De hecho, al pasar por la abstinencia, aumentó el valor de la recompensa de los cigarrillos, aunque esto no fue significativo en el caso de alimentos o agua. Así también, los participantes mostraron antojo específico de cigarrillos y comida, siendo más fuerte el de los primeros.

Cigarrillos con marketing favorable al medio ambiente se perciben como menos dañinos

Con esto, la conclusión es que abstenerse de fumar no afectará la motivación por la comida y el agua, como indica Tiffany. “Si está en un avión y no puede fumar, es probable que no gaste más dinero de lo habitual en bocadillos“, explica.

La mayoría de las investigaciones de Tiffany se han centrado en fumadores de cigarrillos y los factores motivacionales que los llevan a ello. Pero es necesario aclarar que en general los participantes de esta investigación no estaban intentando dejar de fumar, y el enfoque de la investigación no era determinar la influencia de dejar de fumar sobre estas motivaciones.

Referencia:

Comparing the reward value of cigarettes and food during tobacco abstinence and nonabstinence. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0376871619302340?via%3Dihub

Más en TekCrispy