Se estima que anualmente el virus del dengue (DENV) infecta a más de 400 millones de personas en todo el mundo, especialmente en las regiones tropicales y subtropicales. Este flavivirus, que se trasmite por la picadura de mosquitos infectados, causa enfermedades que van desde el dengue leve hasta el potencialmente mortal dengue hemorrágico severo.

La presencia de cuatro serotipos de virus de dengue (DENV1-4) complica el desarrollo de vacunas. Hasta ahora, CYD-TDV es la única autorizada contra el dengue. Sin embargo, esta vacuna tetravalente mostró una baja eficacia hacia DENV2 y una eficacia moderada para DENV1, DENV3 y DENV4.

Superficie irregular

Estudio previos han mostrado que el serotipo de dengue 2 (DENV2) existe como partículas de superficie lisas mientras crece a la temperatura fisiológica del mosquito (29 grados Celsius), y luego cambia a partículas con superficie irregular a los 37 grados Celsius de la temperatura humana.

El virus del dengue se trasmite a través de la picadura de mosquitos infectados.

Esta capacidad de transformación ayuda a esta cepa del virus a evadir el sistema inmune del huésped humano. Por lo tanto, comprender el mecanismo detrás de esto resulta importante para la terapéutica y el desarrollo de vacunas.

En este sentido, un equipo de investigadores de la Facultad de Medicina Duke-NUS, una colaboración de la Universidad de Duke y la Universidad Nacional de Singapur, encontró que el DENV2 cambia su forma a través de mutaciones en la proteína E del virus, las cuales provocan su transformación en partículas de superficie irregular.

Nueva dirección

El equipo también probó cuatro cepas de DENV2 obtenidas de pacientes, y observaron que, en contraste con los virus adaptados al laboratorio, la mayoría de estas cepas mantuvieron una estructura de superficie lisa a 37 grados centígrados. Sin embargo, a 40 grados Celsius, la temperatura de la fiebre, todas las cepas de virus adquirieron la “escurridiza” superficie irregular.

La única vacuna autorizada contra el dengue muestra una baja eficacia hacia DENV2 y una eficacia moderada para los otros serotipos.

En referencia a estos hallazgos, la doctora Shee-mei Lok, investigadora afiliada al Programa de Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Escuela de Medicina de Duke-NUS y autora principal del estudio, expresó:

“Estos resultados ofrecen una nueva dirección al desarrollo de vacunas y al tratamiento de la enfermedad del dengue.

Para la prevención de la enfermedad a través de las vacunas que se administran al paciente antes de la infección, debemos usar aquellas que sean efectivas contra el virus de superficie lisa. Cuando se trata de pacientes mostrando síntomas de fiebre, se deben implementar estrategias de tratamiento efectivas contra las partículas de la superficie irregular”.

Los hallazgos del estudio también muestran que el DENV2 adaptado laboratorio puede no ser un buen modelo para la investigación, ya que su estructura es diferente de las cepas clínicas aisladas de los pacientes.

En última instancia, el equipo de investigación tiene planificado estudiar los otros serotipos DENV para averiguar si hay otros posibles cambios estructurales relevantes para el desarrollo de enfoques terapéuticos.

Referencia: Molecular basis of dengue virus serotype 2 morphological switch from 29° C to 37° C. Plos Pathogens, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.ppat.1007996