El uso de la planta de cannabis ha sido motivo de polémica desde hace mucho tiempo, aunque la visión respecto a ella parece haberse flexibilizado y ha logrado hacerse legal en algunos países.

El criterio más argumentado coloquialmente es que es la droga menos dañina de todas, mientras que algunos se apoyan en sus usos medicinales. De hecho, un estudio reciente revela que cada vez más estadounidenses usan marihuana para ayudarlos a sobrellevar una enfermedad que por el simple hecho de experimentar sus efectos psicoactivos.

Muchos usan marihuana con fines medicinales

A pesar de que el cannabis se puede consumir de diferentes formas, la mayoría de las personas que la usan por razones medicinales la fuman.

Un equipo de investigadores liderado por Hongying “Daisy” Dai, profesora asociada en la Facultad de Salud Pública del Centro Médico de la Universidad de Nebraska en Omaha se dio a la tarea de recopilar información de más de 169,000 hombres y mujeres estadounidenses que participaron en una encuesta telefónica en los años 2016 y 2017.

Encontraron que las personas con afecciones médicas tenían más probabilidades de usar cannabis que aquellas que no tenían problemas de salud. Los más interesados eran los adultos jóvenes, sobre todo aquellos que sufrían asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), artritis, cáncer y depresión, mientras que el uso fue menor en las personas mayores.

Entre los jóvenes de 18 a 24 años, el uso de marihuana por motivos medicinales fue de 25 por ciento, mientras que en los adultos mayores de 65 años fue de apenas 2 por ciento. También se observó que su consumo disminuyó con la edad: del 11 por ciento de los adultos jóvenes a menos del 1 por ciento de las personas mayores.

Así pues, el 46 por ciento de los encuestados que usaban marihuana afirmó que lo hacía para aliviar una condición médica que padecían, mientras que el 22 por ciento dice que la marihuana la usan con motivos recreacionales.

Ahora bien, entre las personas que sufren alguna afección médica también hay consumo de cannabis con fines recreativos. El 36 por ciento de estos afirmó que la usan solo para drogarse, en comparación con el 58% de otros usuarios.

Los adultos con afecciones médicas tienen un mayor riesgo de usar marihuana, especialmente aquellos con afecciones respiratorias, cáncer y depresión“, concluyó Dai a partir de dichos resultados.

¿En verdad la marihuana puede aliviar alguna afección médica?

En Estados Unidos, el uso medicinal de la mariahuana está permitido en 33 estados y el Distrito de Columbia. Pero aunque esta droga está disponible en muchas formas, incluso en comestibles como hemos mencionado en otras oportunidades, aproximadamente 3 de cada 4 personas encuestadas dijeron que la fumaban.

Sin embargo, la autora señala que en realidad hay muy poca información verídica que respalde la eficacia de esta planta contra una variedad de problemas de salud. Por lo que es prudente aclarar que “los pacientes que toman marihuana para una afección médica deben ser informados de la evidencia de eficacia y efectos adversos para esa afección”.

Pero la información no solo debe llegar a aquellos que la usan con fines medicinales, sino también a los que lo hacen por recreación para que estén conscientes tanto de sus beneficios como de sus efectos nocivos para la salud.

Alucinaciones, cambios de humor, aumento de la frecuencia cardíaca, náuseas, así como cambios en la presión arterial, la respiración, la concentración y la memoria son efectos secundarios negativos que pueden aparecer cuando se consume marihuana.

Para el Dr. David Katz, director del Centro de Investigación de Prevención Yale-Griffin en New Haven, Connecticut, que no participó en la investigación es poco probable que la marihuana en verdad ofrezca algún beneficio en algunas afecciones. Pero al mismo tiempo, también es poco probable que resulte dañina para otras como el asma, por ejemplo.

“En segundo lugar, dado que el uso de marihuana en asociación con afecciones médicas es mayor en adolescentes y adultos jóvenes, y luego disminuye, sugiere que muchos de estos intentos de automedicación fracasan con el tiempo, lo que aumenta la preocupación de que los ensayos con marihuana puedan retrasar el uso de más tratamientos efectivos”.

Tal como indica el especialista, la tendencia a usar la planta se reduce con la edad y esto podría ser a causa de su ineficacia como planta medicinal. Todo esto nos indica una vez más que la educación sobre drogas entre la población es en verdad pobre, y que es necesario mejorarla para que quieres decidan consumir cannabis, lo hagan conscientes de sus ventajas y desventajas.

Referencia:

A National Survey of Marijuana Use Among US Adults With Medical Conditions, 2016-2017. https://es.jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2751558