FOTO: Audi AI: Trail Quattro, prototipo de coche autónomo 4x4 de Audi

El movimiento de los vehículos autónomos sigue creciendo, actualmente, muchos fabricantes de la industria automotriz apuestan por estos coches que no necesitarían de un conductor para un viaje familiar o para trasladar carga pesada. Sin embargo, y como suele suceder cuando se trata de nuevas tecnologías, existen escépticos en torno a si realmente estos vehículos podrán dominar nuestras calles en un futuro.

El análisis de un escritor de The Atlantic en 2018, señala argumentos que refutan la idea de que los coches autónomos puedan convertirse en realidad, catalogándole como una utopía.

Pero, la pregunta es: ¿Realmente el futuro con coches autónomos es una utopía o veremos materializado este nuevo modo de conducción en un futuro cercano?

La utopía de los coches autónomos en cuatro argumentos

Argumento 1: “No funcionarán hasta que sean tan inteligentes como los humanos”

El autor señala que para que un coche autónomo sea eficiente o se convierta en realidad, debe ser “tan inteligente como el humano”.

El escritor cita el análisis de un investigador llamado Rodney Brooks, que afirma que los coches autónomos no funcionarán hasta que sean tan inteligentes como para suplantar a los humanos y que esto no será en un abrir y cerrar de ojos:

Sospecho que para hacerlo bien, terminaremos queriendo que nuestros autos sean tan inteligentes como los humanos, para poder manejar todos los casos límite de manera apropiada.

Llegarán aquí y la conducción humana probablemente desaparecerá en la vida de muchas personas que lean esto, pero no todo sucederá en un abrir y cerrar de ojos como muchos esperan. Hay muchos detalles por resolver.

Si bien, este argumento es totalmente razonable, debido a que los coches de autoconducción deben tener un completo conocimiento del entorno donde circulan, como los vehículos cercanos, los cambios en el semáforo, las condiciones de la carretera entre otros, los fabricantes no lo consideran imposible.

Realidad actual:

Aunque actualmente existen vehículos autónomos como los de Tesla, con un software de conducción que ha sido criticado por los accidentes ocurridos, la compañía automotriz y otras como Cadillac, continúan trabajando para optimizar el software de autoconducción y hacerlo mucho más preciso.

De hecho, el porcentaje de vehículos que circulan actualmente en Europa y Estados Unidos, podría refutar la idea de que los vehículos tienen que ser tan inteligentes como los humanos. Compañías como Ford, Waymo, BMW siguen desarrollando tecnologías para coches autónomos que podríamos ver de 2020 en adelante.

Por ejemplo, BMW y Daimler esperan alcanzar la tan ansiada conducción autónoma de Nivel 4, en sus coches autónomos en 2024, este nivel de conducción autónomo no requiere intervención del conductor.

Coche autónomo – Ford

Argumento 2: “No funcionarán, porque serán hackeados”

Un periodista llamado Christian Wolmart se imagina que estos coches autónomos podrían ser hackeados al punto de “detenerse y dejar a los conductores en la vía”.

Este argumento podría ser irrefutable debido a que actualmente ¿qué sistema no podría ser hackeado? En el caso de los coches autónomos, funcionan a través de un software que utiliza datos de los usuarios y conducción almacenados en la nube.

Aunque existen varios casos de sistemas de autoconducción han sido vulnerados, lamentablemente esta es una realidad de la que ningún sistema informático puede escapar, ya que todos –tanto usuarios, como hackers– tenemos acceso a estos.

No obstante, las empresas automotrices se encuentran desarrollando herramientas para reducir el número de hackeos a estos sistemas, que al estar basados en algoritmos de aprendizaje automático, son más difíciles de vulnerar por cualquier persona, a menos que tenga notables conocimientos de seguridad informática.

Coche Autónomo Hyundai

Argumento 3: “No funcionarán, porque no puedes demostrar que están a salvo”

El autor afirma que debido a que los software de autoconducción son “difíciles de probar”, ya que se basan en algoritmos estadísticos y aprendizaje automático, no permite determinar qué medidas de seguridad a nivel vial administra este tipo de software para garantizar la seguridad del pasajero.

Facebook financia proyecto que te ayudará a escribir con solo leer tu mente

Realidad

Actualmente, empresas como Waymo adscrita a Google, Tesla y otros fabricantes de hardware de autoconducción como Nvidia, desarrollan productos para mejorar la operatividad de los vehículos a la hora de ser totalmente autónomos, nivel conocido como conducción nivel 4 y 5.

Recientemente, se conoció un sistema que permitirá al conductor operar dos camiones autónomos. La tecnología llamada Vehicle to Vehicle (V2V), se basa en la experiencia y visión del conductor principal en vez de que los coches conduzcan por sí mismos. Este funciona a través de la comunicación V2V, y un sistema basado en radares para los frenos de los camiones.

Waymo Google Camiones Autonomos1
Waymo Camión autónomo

Chip de autoconducción de Tesla

El pasado mes de abril, Tesla describió su nuevo hardware Full Self-Driving (FSD) como la computadora “más avanzada actualmente para la conducción autónoma”, capaz de alcanzar “la autoconducción total”.

Aunque se encuentra en desarrollo, Elon Musk prometió que en 2020 este dispositivo permitirá que los conductores humanos no estén a cargo de algún coche de autoconducción.

Argumento 4: “Funcionarán, pero no a corto plazo”

Se podría decir que el escritor tiene algo de razón con esta afirmación, puesto que muchos fabricantes se encuentran con proyectos de autoconducción en desarrollo y los que se encuentran no alcanzan el nivel de conducción 4 o 5.

Sin embargo, estos vehículos autónomos se han convertido en realidad, compañías como Tesla siguen desarrollando y probando software y vehículos inteligentes, con el objetivo de alcanzar el nivel 5 de autoconducción en 2030.

Asimismo, la compañía de Elon Musk también presentará de forma similar una flota de taxis autónomos en 2020. Estos taxis contarán con Autopilot, un sistema avanzado de asistencia al conductor (ADAS) con algoritmos de aprendizaje automático que ofrece una gran variedad de cámaras, sensores ultrasónicos y radares para auto-estacionarse, carril -centrado, control de crucero adaptativo, cambio de carril de la carretera, y otras hazañas.

Otras compañías como Kodiak mantienen sus camiones autónomos de prueba en carreteras de Dallas, acompañados por un ‘conductor de seguridad’ que se encarga de controlar el vehículo y asegurarse de que no ocurra un movimiento inestable.

Otras como Audi de Wolkswagen, presentaron varios vehículos autónomos recientementes, con un software de inteligencia artificial para alcanzar un nivel de conducción 3, así como el Audi AI:Trail Quattro, el vehículo 4×4 cuyos faros de luz son drones que iluminan el camino desde el aire.

FOTO: Audi

Para nadie es un secreto el desafío al que deben enfrentarse los fabricantes de coches autónomos para alcanzar los resultados esperados.

Alcanzar un nivel de conducción 5 implica desarrollar software y hardware óptimo capaz de responder a las condiciones actuales de la autopista, responder a un embotellamiento inesperado o algún accidente vial sin la ayuda de un humano.

Sin mencionar todas las legislaciones que debe adoptar cada país con este tipo de coches autónomos. Pero aunque parezca imposible, las compañías automotrices se encuentran desarrollando las herramientas para optimizar estas situaciones, y países como Alemania cuentan con legislaciones para este tipo de conducción.

Este mismo país presentó hace un año un tranvía de conducción autónoma, lo que nos hace pensar en todo lo que puede ofrecer la inteligencia artificial para optimizar estos vehículos y la apuesta de Alemania a estas tecnologías y cómo pueden reducir el tiempo de desarrollo de los mismos. No obstante, la visión de que una flota de coches autónomos pueda ocupar nuestras calles de forma totalmente independiente es una realidad que no podríamos esperar, al menos en un futuro cercano.

Más en TekCrispy