Goldschmidtita. Crédito: Nicole Meyer.

Recientemente hablamos de los minerales de tierras raras, elementos químicos que son muy difíciles de encontrar en su forma pura en la naturaleza, pero que son de un alto valor para el desarrollo tecnológico de las grandes potencias.

Ahora ha surgido la noticia de que un estudiante de doctorado de la Universidad de Alberta descubrió un nuevo y curioso mineral dentro de un diamante que se desenterró en un mina en Sudáfrica.

No se trata de un elemento de tierras raras, pero en efecto los contiene, y los investigadores aseguran que este tiene una firma química bastante inusual para tratarse de un mineral del manto de la Tierra, y los detalles se han publicado en la revista American Mineralogist.

Un mineral con una composición inusual

La goldschmidtita tiene altas concentraciones de elementos que rara vez se encuentran en el manto de la Tierra, por lo que se cree que se formó en condiciones extremas. Crédito: Nicole Meyer

El nuevo mineral ha sido bautizado como goldschmidtita en honor a Victor Moritz Goldschmidt, el fundador de la geoquímica moderna. Los análisis arrojaron que tiene altas concentraciones de niobio, potasio y los elementos de tierras raras como lantano y cerio, mientras que el del manto está dominado por otros elementos, como el magnesio y el hierro.

“Además de la goldschmidtita verde oscura y opaca, el diamante contenía un augita rica en cromo Cr y un crecimiento de cromita, silicato de Mg y óxido de K-Sr-REE-Nb no identificado”.

Nicole Meyer, una estudiante graduada en la Escuela de Investigación y Capacitación de Exploración del Diamante, explica que para que el potasio y el niobio formen parte de la composición de este mineral en una proporción tan importante “debe haberse formado bajo procesos excepcionales que concentraron estos elementos inusuales“.

¿Qué son las tierras raras y por qué son tan importantes para el desarrollo tecnológico?

¿Por qué es un mineral raro?

Perforar la corteza terrestre para llegar al manto es bastante difícil, por lo que los investigadores recurren a otros métodos para aprender más sobre la composición química de la Tierra debajo de su superficie.

Es por ello que estudian pequeñas inclusiones minerales dentro de los diamantes, que como muchos saben, se forman bajo condiciones de presión y temperatura extremas, las cuales se consiguen naturalmente en el manto de la litosfera bajo placas continentales relativamente estables, y en los lugares en que han impactado meteoritos.

Según la nueva investigación, el diamante que contiene el mineral de la goldschmidtita se formó a unos 170 kilómetros debajo de la superficie de la Tierra, a temperaturas que alcanzan casi 1.200 grados Celcius.

De modo que gracias al descubrimiento de este nuevo mineral, se tiene una “idea una instantánea de los procesos de fluidos que afectan las raíces profundas de los continentes durante la formación de diamantes“, según Graham Pearson, el co-supervisor de Meyer.

Como bien sabemos, la ciencia no descansa. Después de haber descubierto este material, los investigadores han intentado nombrar otros minerales, pero estos han sido desacreditado con el tiempo. Así que otro punto que hace a la goldschmidtita especial es precisamente este: ha llegado para quedarse.

Referencia:

Goldschmidtite, (K,REE,Sr)(Nb,Cr)O3: A new perovskite supergroup mineral found in diamond from Koffiefontein, South Africa. https://doi.org/10.2138/am-2019-6937

Más en TekCrispy