‘Friends’ cumple 25 años y sigue más vigente que nunca, no solo en nuestras referencias diarias de cultura pop, sino también en la manera en la que nos relacionamos con nuestros amigos. La serie de los noventa de seis amigos en Nueva York cambió para siempre el concepto de la amistad moderna como un grupo de apoyo para aspiraciones de vida.

Desde el primer episodio de ‘Friends’ –‘The One Where Monica Gets a Roommate’– nos advierten que la vida de adulto joven no será nada fácil, sellado en la frase que Monica le dice a Rachel “bienvenida al mundo real, apesta, pero vas a amarlo”. Por diez años vimos a nuestros seis amigos pasar por momentos duros, pero también muy divertidos, todos dentro de dos buenos apartamentos que en la vida real serían impagables por un recién graduado, pero sentó las bases para las aspiraciones –y frustraciones– de la generación Z.

A 25 años de ‘Friends’: ¿Cómo cambió el mundo de las sitcoms?

Unos años antes del estreno de la creación de Marta Kaufmann y David Crane, existía en la televisión “un show sobre nada” creado por Larry David y Jerry Seinfeld, que, si bien también influyó mucho sobre la cultura pop, resaltó el lado muy miserable de un grupo de amigos que al final pagaría el karma por sus acciones egoístas.

A pesar de que ‘Seinfeld’ también era una sitcom, con situaciones muy graciosas, carecía del componente aspiracional y aleccionador que ‘Friends’ ofreció a los televidentes. Después de todo, se guiaban por el lema “no hugging, no learning” que podría traducirse en “sin abrazos, sin aprendizajes”. El proyecto de Kaufmann y Crane vendría a darle ese carácter de camaradería a todas las sitcoms que vendrían después –como ‘How I Met Your Mother’, claro está que con una historia muy diferente–.

Este grupo de amigos conformados por Monica, Rachel, Phoebe, Ross, Chandler y Joey, más que amigos eran una familia que se cuidaban y apoyaban unos a otros. Después de cada mal día podían consolarse en Central Perk o en el apartamento de Monica y Rachel. Y a pesar de no tener un argumento específico en cada episodio, la idea era ver cómo pasaban el tiempo estos amigos por el mayor tiempo posible.

Rápidamente comenzamos a ver temas sociales en la serie tratados de manera natural como las enfermedades de transmisión sexual, la comunidad LGBTI, los vientres de alquiler, la maternidad, el matrimonio e incluso los amores platónicos –que en esta serie sí que tienen un final feliz–, la adicción al trabajo, el miedo de pasar a los treinta, en fin… un sinnúmero de situaciones por las que todo veinteañero puede pasar a lo largo de una década.

Todo esto sin tratarse de manera cursi o triste. Cada episodio de ‘Friends’ ofrecía risas ilimitadas, frases graciosas y en ocasiones comedia física, acompañado además de un invitado estrella que subió la barra de los cameos en las series venideras. Por las pantallas de ‘Friends’ desfiló una cantidad de actores entre los que resaltan Robin Williams, Billy Cristal, Winona Ryder, Brad Pitt, George Clooney, Reese Witherspoon, Jeff Goldblum, Alec Baldwin, Danny De Vito, Sean Penn, Susan Sarandon, Paul Rudd, Charlie Sheen, Jon Favreau, Julia Roberts, Bruce Willis y otra decena de estrellas que hoy tienen en su currículum el honor de haber participado en una serie tan exitosa como esta.

I’ll be there for you: forjando el concepto de amistad millennial

Para los contemporáneos del sexteto de Central Perk, la vida que se daban nuestros protagonistas era simplemente inalcanzable: un apartamento bien ubicado y amoblado en pleno Nueva York no era opción para un veinteañero que recién empezaba a independizarse y a vivir su vida. La Generación X simplemente no se creyó el cuento de la vida feliz y solidaria que los Friends vivían en la serie, por ello quizás se inclinaban más hacia las situaciones miserables e incómodas de Seinfeld.

No obstante, para los millennials que crecieron viendo ‘Friends’, es ese modo de vida prácticamente su modelo a seguir en la adultez, lo cual ha traído también muchas frustraciones como la realidad del alquiler, lo difícil de conseguir el trabajo de nuestros sueños e incluso conseguir a nuestra “langosta” en nuestros veinte. A pesar de que el mundo no ha sido el mismo desde la crisis económica del 2008, la verdad es que los parámetros de la vida adulta planteados en la serie ya eran algo irreales para la época.

‘Friends’ fue criticada por mostrar la vida de unos jóvenes apenas independizándose en un apartamento que no cumplía con los estándares reales de los alquileres de Nueva York.

A pesar de todo ello, los millennials han dado forma a sus amistades tal como la vieron en ‘Friends’, viviéndola como una familia en la que todos se cuidan y protegen –o al menos esa es la meta–. ¿A cuántos millennials no se les pasó la idea por la cabeza de compartir un apartamento con sus mejores amigos y vivir el día a día? Al menos un millennial ha dicho las siguientes palabras: “Sería genial mudarnos todos y vivir como ‘Friends’”.

Ese es el sentido de camaradería que la serie ha aportado a nuestra cultura y también al resto de las sitcoms que vinieron después como ‘The Big Bang Theory’, que, aunque muy diferentes en historia y personajes, siguió algunas características de ‘Friends’, como los cameos y estrellas invitadas al show.

Y lo más importante de la serie fue la química del elenco. En una historia de AV Club, destacan un reportaje de Rolling Stone publicado en 1995 en el que se afirmaba que los seis actores se reunían todos los martes para ver el show, justo como lo hacía cualquier grupo de amigos. De manera que tal amistad traspasó las pantallas, haciendo de los actores una verdadera familia que incluso 25 años después podemos ver reuniéndose en fotografías de Instagram. Algunos comparten lazos familiares como Courtney Cox (Monica Geller) y Jennifer Aniston (Rachel Green), quienes son comadres en la vida real. Tal como uno hubiese esperado de los personajes en la serie.

No solo basta ver la serie para disfrutar de la química de los personajes, sino también las tomas falsas o bloopers en los que resulta gratamente divertido ver los momentos de improvisación o cuando los actores no podían contener la risa por las acciones de otros. Si no nos creen, vean este video en el clásico episodio donde Ross encuentra su vieja gaita y da un concierto exclusivo al resto del grupo en la sala de Monica:

Momentos únicos e icónicos

También sentó tradiciones como los episodios de Acción de Gracias en el que siempre pasaba algo que lo hacía más icónico que el siguiente, como el episodio doble donde juegan fútbol americano en el parque o como el del sándwich de pavo que le roban a Ross en la oficina, e incluso aquel episodio en el que Chandler finalmente le dice a Monica que la amaba mientras tenía un pavo en su cabeza con unos lentes gigantes para hacerlo reír y bajar un poco su odio por las fiestas.

Igualmente tuvimos una de las canciones más famosas de toda la década de los noventa: ‘Smelly Cat’, una canción de la autoría de Phoebe que es una oda a un gato apestoso que nadie quiere por su aroma, pero que ha sido versionada por la leyenda Chrissie Hynde en la serie y por Taylor Swift, una década después y en la vida real.

¿La mejor sitcom de la historia?

Depende del estilo que le guste a cada quien. Hay quienes prefieren el estilo cínico de ‘Seinfeld’, al grupo de ‘How I Met Your Mother’ –a pesar del controvertido final–, al entrañable grupo de ‘Will & Grace’, o a los nerds más amados de la televisión en ‘The Big Bang Theory’, pero no cabe duda de que ‘Friends’ ha sido la comedia más influyente de toda la televisión por su estilo, chistes y lista de invitados.

Es quizás una de las referencias básicas de la cultura pop, cada espectador que vio la serie se identifica como alguno de los personajes –algunas chicas se identifican como “una Monica” o “una Rachel”, mientras que los chicos suelen identificarse como “un Chandler” o “un Joey”–, lanza una línea como el célebre “How you doin’” de Joey o el “I know” de Monica o simplemente compara un momento de su vida con algo que sucede en la serie.

Todos quisimos crear y vivir una vida como la de nuestro elenco favorito sin hacer caso a la canción de los Rembrandts: “so no one told you life was gonna be this way”“así que nadie te dijo que la vida sería de esta manera”–. Pero aún por darnos falsas expectativas sobre la adultez, amamos ‘Friends’ por darnos risas y momentos entrañables de por vida.

¡Felices 25, ‘Friends’!