Actualmente, no es un secreto que las redes sociales en muchas ocasiones se han utilizado como una plataforma desde la cual promover mensajes de discriminación, odio y violencia. Sin embargo, en todas y cada una de estas oportunidades las redes se han pronunciado y han tomado acciones –ya sean pequeñas o grandes– para intentar que estos incidentes no se repitan.

No obstante, hasta la fecha, por más declaraciones que han dado, es necesario admitir que los progresos no han sido tantos como los que se esperaban. Por este motivo, el Congreso estadounidense vio la necesidad de comenzar a investigar los motivos por los que este problema sigue presente en las redes.

Lo que han hecho las redes sociales

Muchas de las más grandes plataformas de redes sociales que conocemos en la actualidad se encuentran en esta cruzada por mejorar sus sistemas de filtrado. Entre ellas, una de las que más señalamientos ha tenido a lo largo de los años se trata de Facebook. Por ello, no es extraño ver que también se trata de una de las que más iniciativas ha tenido con la intensión de actualizar y mejorar el funcionamiento de su algoritmo.

Asimismo, otras compañías de redes sociales como Twitter, Instagram y Snapchat también se encuentran bajo la mira por este tipo de problemas. Por ello, cada una de ellas ha desarrollado campañas y dado incontables comunicados con la finalidad de demostrar su compromiso con la eliminación de los mensajes de odio y violentos de sus plataformas.

¿Qué hará el Congreso para conocer las acciones de las redes sociales?

La entrada del Congreso en esta área se debe al creciente aumento de incidentes violentos que terminan transmitiendose por las redes. A pesar de que muchos de ellos son detectados a tiempo, otros cuentan con la posibilidad de mostrarse a plenitud antes de que la red social siquiera sepa qué paso. Por ejemplo, podemos ver el reciente caso de Christchurch (Nueva Zelanda) que se transmitió en vivo por Facebook y otras redes sociales.

Facebook explora el uso de wearables de realidad aumentada para leer la mente

Para entender por qué esto sigue ocurriendo a estas alturas, recientemente los senadores llamaron a representantes de redes como Facebook y Twitter además de Google para que rindieran cuentas sobre sus actividades en pro de erradicar este tipo de incidentes. No obstante, el interés del Congreso no queda solo allí.

De hecho, también esperar recibir información detallada sobre los resultados que ofrecen las medidas que cada red haya tomado. Para poder llevar esto a cabo eficazmente y mantenerlo en el tiempo, se creará una comisión nacional que formará parte del Departamento de Seguridad Nacional, cuyo deber será hacer seguimiento a estas situaciones.

Ha llegado la hora de legislar las redes

Con ello, Estados Unidos podría estar dando un paso al frente en el camino que ya otros países al otro lado del océano han tomado sobre tener políticas más estrictas en cuanto a la regulación de las redes sociales. En lugares como Alemania y Australia, la aparición de mensajes de odio en una red social no solo es rechazada sino que acarrea sanciones para la misma.

Ahora, luego de esta primera incursión en este ámbito, no sería raro que esta nación norteamericana siguiera este patrón y se convirtiera en un nuevo país que se une a la lista de los que luchan abiertamente contra la propagación de la violencia y la discriminación en las redes sociales.

Más en TekCrispy