En el mundo computarizado de hoy, son cada vez más las transacciones que se realizan por estas vías. Sin embargo, esta nueva forma de manejarnos también ha llevado a que nazcan diferentes modalidades de fraude electrónico.

Con la intención de superar este nuevo inconveniente, ha surgido lo que ahora conocemos como Blockchain. El origen de este se le atribuye a Satoshi Nakamoto, que es un pseudónimo bajo el cual su creador –o creadores– se presentan de forma anónima.

Actualmente, este sistema encriptado se ha vuelto un fenómeno que ha recorrido el mundo. Después de todo, la cantidad de usos que se le han podido encontrar son muy variados. Sin embargo, también son muchas las interrogantes que ha dejado a su paso. Para disiparlas un poco, nos encargaremos de tocar todos los puntos clave que circundan a esta novedosa red.

¿Qué es el Blockchain?

Básicamente, el Blockchain se trata de un sistema que permite guardar información en una base de datos pública. No obstante, un detalle que lo hace resaltar es su transparencia e inmutabilidad.

La primera es dada debido que se trata de una red abierta a la que es posible acceder desde cualquier dispositivo. Asimismo, este sistema no cuenta con un organismo central que regule su información. Por ello, cada pequeño dato que se almacena se corrobora individualmente justo antes de ingresar a la cadena.

Por otro lado, la inmutabilidad se presenta debido a que esta es una red imposible de hackear. Puesto que, en lugar de copiar la información de un espacio a otro, solo permite su acceso desde distintos lugares. Es decir que cada bloque que forma parte de la cadena se encuentra relacionado con los demás.

En consecuencia, la intensión de introducir uno “falsificado” implicaría tener que falsificar también el resto de la cadena. Resumidamente, se trataría de una misión imposible. Finalmente, los datos se actualizan con regularidad en toda la red. Gracias a ello, siempre es posible tener información única, verídica e inalterable.

¿Dónde es posible ver el uso del Blockchain?

En la actualidad, son varios los espacios que cuentan con la funcionalidad del Blockchain. Por ejemplo, puede ser utilizado para transacciones bancarias, almacenamiento y protección de datos, regulación de documentos públicos, entre muchas otras posibilidades. Sin embargo, el misticismo que aún existe alrededor de este ha hecho que todavía no se aplique en todas las áreas en las que podría desenvolverse.

Originalmente, el Blockchain nació para ser utilizado en los mercados de criptomonedas; específicamente, para las transacciones con la conocida Bitcoin. Asimismo, el proveedor de billeteras digitales de Bitcoin también ha optado por estas cadenas. Para ello, ha hecho uso de las tarjetas Mycelium Card Network.

Por otro lado, en la actualidad, la empresa de software Finweg también ha comenzado a implementar este sistema. De hecho, ya ha desarrollado en Argentina un exitoso medio de pago electrónico a través del Blockchain.

Un detalle que vale mencionar es que en la mayoría de los casos este sistema se ha utilizado para intercambios económicos. Por lo que, se vuelve un elemento ventajoso ya que realiza los procesos de forma totalmente gratuita –o por un cargo mínimo.

Sin embargo, la verdad es que este sistema también cuenta con una gran variedad de potencialidades. Por ejemplo, podría ser utilizado para ofrecer procesos electorales seguros y confiables. Asimismo, también podría ser utilizado en todo tipo de distribución de elementos online como libros o música.

¿Por qué el Blockchain es confiable?

Como ya lo mencionamos anteriormente, el Blockchain es confiable ya que ofrece un espacio 100% seguro en el que almacenar y compartir datos. Esto se debe a que sustenta todas sus transacciones en tres pilares fundamentales: la transparencia, la descentralización y la inmutabilidad.

La primera permite que todos sus usuarios sean capaces de comprobar por sí mismos la veracidad de la información. Seguidamente, la segunda se destaca ya que evita al intermediario y crea canales de intercambio directos para cada transacción. Finalmente, la tercera se da gracias a su sistema anti-hackeo que permite asegurar la autenticidad y la permanencia de los datos.

Votar: Una de las nuevas modalidades del Blockchain

Debido a su enorme potencial, el Blockchain ya ha comenzado a romper sus propias fronteras para irrumpir en nuevos ámbitos. En la actualidad, uno de los que más revuelo está generando es el de las elecciones.

Un ejemplo de la implementación de este sistema en las votaciones puede ser el de Smartmatic. Este programa, creado por un venezolano en el 2000, utiliza el sistema del Blockchain para el escrutinio de los votos.

No obstante, a lo largo de los años ha sido objeto de fuertes críticas y cuestionamientos sobre la transparencia de sus sistemas. Valdría decir que, actualmente, no se trata de uno de los más confiables para el público.

En esta misma línea, nuevas opciones como Polys, de la firma incubadora Kapersky Lab, llegaron al mercado en el 2017. Inicialmente, se trata de un sistema de escrutinio gratuito, pero algunas de sus funciones son pagas. Por ello, no se trata de uno de los más abiertos al público, pero sí cuenta con más credibilidad que el anterior.

Uber comenzará a grabar audios de seguridad en México y Brasil

Por otra parte, también han llegado a diseñarse sistemas electorales completos como el de Bobak. Este tuvo su origen en manos de Monax. Con su propuesta, los creadores de este sistema buscan descentralizar por completo el proceso electoral.

Asimismo, en este mismo ámbito, nació, en 2017, Secure Vote. A través de ella, los votantes podrán elegir si ejercer su deber desde máquinas de votación conectadas a la web o desde sus propios smartphones.

Finalmente, una de las más reconocidas por el momento se trata de Voatz. Esta plataforma tiene el mismo origen que Bobak. Sin embargo, añade un elemento más a la mezcla, puesto que se vale de la tecnología biométrica para realizar una autenticación de la identidad del votante. Siguiendo los pasos de este se encuentra también Agora que, a pesar de no contar con los factores biométricos, se trata de una de las opciones más completas, maleables y transparentes del mercado.

Estamos muy lejos de empezar a utilizar el Blockchain en procesos electorales

A pesar de las dudas normales que cualquier sociedad podría tener con la llegada de una tecnología como esta, la verdad es que este sistema ha tenido una muy buena acogida en el mundo. No por nada se han desarrollado hasta la fecha tantos sistemas nuevos que se basan en el Blockchain para distintas áreas de nuestro día a día.

El ámbito electoral no ha sido la excepción y, como hemos visto, son muchas las tecnologías que se han desarrollado para intentar hacer de ellas lo común en estos procesos. Debido a esto, algunos países como Rusia y Kenia ya han mostrado su interés por mudarse a un estilo de voto totalmente digitalizado, transparente y accesible.

Asimismo, algunos partidos políticos estadounidenses también se han encargado de manifestar su interés en este ámbito. Como consecuencia, ya algunas partes de Estados Unidos como Denver y Virginia Occidental tienen a este sistema en la mira para poder implementarlo en sus próximas elecciones, que están a menos de un año de distancia.

Blockchain en elecciones, posibles beneficios y contras

Como hemos visto, el Blockchain ofrece una gran cantidad de beneficios que podrían mejorar el proceso de las elecciones. Básicamente, ya que este permite que los votantes tengan un acceso mucho más cómodo al mismo.

En consecuencia, esto podría aumentar el porcentaje de participación en las elecciones de los países que la implementen. Además, al ser utilizados en conjunto por entidades del gobierno y también no-gubernamentales; se podría, finalmente, asegurar la veracidad de la información.

Por ejemplo, antes de que las elecciones se den, este sistema podría ser utilizado para autenticar los datos que transmiten los medios. De este modo, se colocaría un “sello” de veracidad a aquellos cuyos orígenes pudieron ser comprobados. Gracias a ello, será posible evitar las informaciones falsas y el clima de desinformación que estas crean antes de una votación.

Asimismo, al momento de la elección, los votantes deberían autenticarse por una fuente externa al Blockchain. Luego, en lo que se haga oficial, tendrían la posibilidad de ingresar al sistema y colocar una única vez su voto.

Finalmente, al terminar la votación, cada individuo tiene la potestad de verificar que su voto se guardara adecuadamente. Del mismo modo, cada uno tiene acceso a la base de datos donde se muestran todos los votos, más no quienes los emitieron, para que pueda comparar la información allí guardada con los resultados oficiales.

Todo ello se lograría gracias a la eliminación de los intermediarios, la autenticación inmediata de los datos y su inmutabilidad. Sin embargo, existen detalles que todavía deben pulirse alrededor de este sistema.

Uno de los primeros que debe trabajarse es la información que se tiene sobre él. Debido a que, el conocimiento general del mismo aún es poco y eso es un factor que genera desconfianza. Por ello, para poder ponerlo en práctica, la sociedad debe conocerlo a cabalidad.

Asimismo, algunos críticos han aseverado que este sistema se trata de un arreglo altamente complicado. Puesto que, la aplicación de la red requiere de un fuerte trabajo previo y de la unificación de todas las fuentes de datos del país en el que vaya a aplicarse.

¿Qué es lo que debemos recordar sobre el Blockchain?

Cuando hablamos del Blockchain, es muy fácil perderse dentro del mar de funcionalidades que ofrece. No obstante, es importante reiterar un par de detalles sobre esta red.

Inicialmente, hay que entender que se trata de un sistema de encriptado de datos que permite almacenarlos en una gran base. Asimismo, sus características lo vuelven una de las plataformas más seguras, transparentes y confiables que tenemos en la actualidad.

Por ello, su uso ya se ha extendido desde las transacciones monetarias hasta áreas tan delicadas y serias como lo son los procesos electorales. Sin embargo, el Blockchain aún está en sus etapas iniciales y no hemos visto desplegado todavía todo su potencial. Por lo que ahora es que tendremos la oportunidad de comenzar a ver cuán lejos somos capaces de llegar de la mano de esta nueva tecnología.

Más en TekCrispy