A pesar de que la posibilidad de comenzar a recibir viajes de Uber en vehículos sin piloto aún está bastante lejos, en la actualidad es posible ver que compañías como Uber trabajan duro para conseguir ese fin. Un ejemplo de ello, es su reciente incursión en el entrenamiento de su tercera generación de vehículos inteligentes.

Para esta ocasión, la ciudad de Dallas se ha vuelvo el campo de entrenamiento. Por ello, a partir del próximo noviembre, no será raro para los habitantes de esta ciudad ver a los modelos de esta compañía rondar por sus calles.

Una promesa que se vuelve realidad

Uber se ha convertido en una de las compañías de viajes compartidos más populares del mundo –por no decir que es la más conocida–, y lo ha logrado en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, en su escaso tiempo de vida, no han sido pocas las polémicas que la han rondado.

Una de las más escuchadas ha sido referente a las políticas poco favorecedoras que la compañía aplica con sus conductores –su actual fuente de ganancias. Por ello, fue un total revuelo saber que la empresa parecía estar buscando una forma de solucionar este problema a través de la eliminación del mismo –sacar a los conductores de la ecuación.

En su momento, esta se veía como una idea más fantasiosa que otra cosa. Sin embargo, en la actualidad podemos ver que la compañía se ha tomado en serio esta afirmación y que busca repetidamente avanzar velozmente en el campo del desarrollo de automóviles autónomos que no requieran un piloto.

CEO de Apple señala que quieren seguir fabricando la Mac Pro en EE.UU.

Dallas, un campo de prueba

Para comenzar a probar esta iniciativa, la mano humana tendrá que estar presente. Por ello, durante el tiempo que los vehículos inteligentes estarán en Dallas, tendrán detrás del volante a una persona encargada de dirigir.

Esto se debe a que la estadía de estos vehículos en la ciudad de Texas en Estados Unidos viene con la meta principal de hacer que los automóviles aprendan sobre su entorno. Por este motivo, en la etapa inicial se logrará esto al hacer que los conductores escogidos por la empresa recorran la ciudad en los vehículos mientras estos recogen información sobre todo lo que los rodea.

Gracias a ello, poco a poco podrán comenzar a hacer un mapa de todas las áreas de la ciudad. Además de ello, también tendrán la posibilidad de aprender por medio de la práctica las maniobras realizadas por los conductores de forma que, en un futuro, los automóviles sean capaces de replicarlas.

¿Qué más podemos esperar de esta compañía?

Por los momentos, Uber se ha mantenido muy discreta en cuanto a la utilización de estos automóviles sin un piloto. Después de todo, han ocurrido eventos con los autos de la propia compañía y también con los de otras marcas que hasta la fecha han tenido hasta consecuencias fatales.

Debido a esto, aún no aseguran que luego del periodo de entrenamiento estos autos comiencen a prestar sus servicios en Dallas. No obstante, es cuestión de tiempo y práctica para que la compañía finalmente se anime a dar este salto.

Más en TekCrispy