Después que en el pasado mes de marzo, un hombre transmitió en vivo el asesinato de 51 personas, Facebook empezó a tomar medidas para optimizar sus algoritmos de detección de ataques violentos, así como también para detener este tipo de videos en vivo. Sin embargo, parece que la plataforma se ha quedado corta y ha decidido acudir a los entes policiales para combatir estas transmisiones.

Un reporte reciente de Reuters, señala que Facebook solicitó la ayuda de la policía de Londres para detener los ataques terroristas en vivo, después que un hombre de Nueva Zelanda transmitió en vivo el asesinato de 51 personas en una iglesia de ese país.

Debido a que los algoritmos de Facebook no detectaron el ataque violento en vivo, sino que este actuó después que varios usuarios denunciaron la transmisión. La plataforma tomó ciertas medidas para optimizar su tecnología, y aunque retiraron el video, ya era demasiado tarde, puesto que el aterrador ataque se hizo viral no solo en la plataforma de Mark Zuckerberg, sino en YouTube y otras redes sociales.

Según Reuters, los funcionarios policiales de Londres grabarán videos en vivo usando sus armas, con el fin de “enseñar” a los algoritmos de la plataforma a identificar los ataques violentos en vivo, ya que, como mencionamos anteriormente, Facebook admitió en su momento que sus algoritmos no eran capaces de hacerlo.

En este sentido, la policía londinense grabará imágenes a través de cámaras colocadas en la humanidad de los oficiales mientras realizaban entrenamientos con sus armas de fuego. La grabación será distribuida a Facebook y otros organismos oficiales para que otras compañías desarrollen tecnología para identificar la transmisión de videos violentos en vivo.

Al respecto, Neil Basu, oficial de Policía Antiterrorista de Gran Bretaña explica:

La tecnología que detiene automáticamente la transmisión en vivo de los ataques una vez identificados también ayudaría significativamente a evitar la glorificación de tales actos y la promoción de las ideologías tóxicas que los impulsan.

Por su parte, Stephanie MacCourt, vocera de Facebook, aseguró que la plataforma hizo una inversión en tecnología y capital humano para mantener seguros a los usuarios: “Esta asociación con la Policía Met ayudará a capacitar a nuestros sistemas de inteligencia artificial con el volumen de datos necesarios para identificar estos incidentes”.

Antecedentes

El ataque terrorista de Christchurch, dio la vuelta al mundo en cuestión de minutos gracias a la difusión en las redes sociales, pues se conoció que uno de los atacantes llevaba un casco con su cámara para transmitir el atroz homicidio en vivo.

Esto generó que unas 200 personas lograran ver el video antes de que Facebook detectara que se trataba de un acto terrorista. Cabe destacar que la inteligencia artificial no detectó la presencia del video. Y se eliminó 30 minutos después. Sin embargo, el video se viralizó y la plataforma aseguró que se eliminaron 1,2 millones de videos solo en las primeras 24 horas.