Si bien se cuenta con un buen entendimiento de los factores biológicos y ambientales que subyacen a la obesidad y el sobrepeso, se ha prestado poca atención a sus determinantes psicológicos, específicamente los aspectos más profundos de la personalidad enraizados en las experiencias de la vida temprana, los cuales podrían predisponer hacia la cronicidad de estos flagelos.

De acuerdo a los resultados de una reciente investigación, los patrones y hábitos de alimentación disfuncionales asociados con el sobrepeso y la obesidad, están profundamente arraigados en las características de personalidad de los pacientes.

¿Es posible ser obeso y estar saludable?

Mirando la vida temprana

Los tratamientos más frecuentes para tratar la obesidad implican intervenciones quirúrgicas y psicológicas. Ambos tipos de intervenciones son bastante eficientes ya que la mayoría de las personas que buscan tratamiento pierden peso en poco tiempo, pero desafortunadamente lo recuperan poco después.

Entre los participantes del estudio, el comportamiento de comer en exceso sirvió como una estrategia de auto-alivio.

Una posible explicación de la falta de resultados a largo plazo podría basarse en la interferencia, dentro del tratamiento, de los primeros esquemas desadaptativos que se han desarrollado en base a las experiencias de la vida temprana.

Con miras a desarrollar opciones de tratamiento más efectivas, los autores del estudio utilizaron el modelo de Terapia de Esquema para obtener una comprensión más profunda del funcionamiento emocional y psicológico de estos individuos.

Los conceptos clave dentro de este enfoque incluyen esquemas desadaptativos tempranos, modos de esquema y estrategias de afrontamiento disfuncionales, los cuales se desarrollan a lo largo de la vida y se originan en la primera infancia y la adolescencia, generalmente cuando las necesidades básicas emocionales, como el amor y la crianza, la seguridad, la aceptación, la autonomía, el establecimiento de límites y más, podrían no haber sido satisfechas adecuadamente.

Para el estudio, los investigadores evaluaron estos esquemas en un grupo de 75 pacientes, en los que se incluyó a personas obesas, con sobrepeso y con pesos normales.

Esquemas disfuncionales

Esta evaluación mostró que los adultos con sobrepeso y obesidad informaron más esquemas desadaptativos y estrategias de afrontamiento disfuncionales en comparación con las personas de peso normal.

Contar con una mejor comprensión del funcionamiento emocional y psicológico de los pacientes obesos podría ayudar a intervenciones más eficaces a largo plazo.

Adicionalmente, los investigadores descubrieron que los factores estresantes provocan cambios de un modo de afrontamiento a otro, que son algunos de los predictores de comportamientos compulsivos y bulímicos más frecuentes.

Los esquemas disfuncionales observados en la obesidad están vinculados a mecanismos de afrontamiento que producen pensamientos autodestructivos y conductas y actitudes alimentarias irregulares.

Los adolescentes con sobrepeso comen menos calorías al estresarse

Entre los participantes del estudio, los comportamientos de comer en exceso sirvieron como estrategias de auto-alivio cuando experimentaron sentimientos de abandono, dependencia, incompetencia y subyugación, así como también callar las voces internalizadas de padres punitivos (diálogo interno en el que el paciente se culpa a sí mismo, castiga, es abusivo y rechaza la ayuda).

Los autores del estudio creen que contar con una comprensión más profunda del funcionamiento emocional y psicológico de los pacientes obesos, reconociendo el impacto de las experiencias de la vida temprana, podría ayudar a los médicos a promover la eficacia a largo plazo de las intervenciones psicológicas para tratar el flagelo de comer en exceso y otras patologías relacionadas.

Referencia: Early maladaptive schemas in overweight and obesity: A schema mode model. Heliyon, 2019. https://doi.org//10.1016/j.heliyon.2019.e02361

Más en TekCrispy