El autocontrol y la regulación de la atención en la primera infancia son aspectos altamente predictivos del rendimiento escolar, el éxito laboral, la salud mental y la satisfacción con la vida, y con frecuencia son más precisos que otros factores como el cociente intelectual o el estado socioeconómico.

Investigadores de la Universidad de Columbia Británica (UBC), en Canadá, realizaron un estudio cuyos resultados sugieren que enfatizar más el juego, el aprendizaje práctico y la ayuda mutua entre estudiantes en el jardín de infantes, mejora el autocontrol y la regulación de la atención.

Enfoque innovador

El estudio encontró que este enfoque de plan de estudios para el jardín de infantes también aumentó la alegría de los niños en el aprendizaje, el disfrute de la enseñanza por parte de los maestros, y redujo el acoso escolar, el ostracismo entre pares y el agotamiento de los maestros.

El enfoque implementado, además de promover mejores resultados académicos, proporciona una serie de beneficios sociales y emocionales no documentados previamente.

A través de un ensayo controlado aleatorio, el equipo de investigación analizó la efectividad de un plan de estudios llamado Herramientas de la Mente (Tools), el cual fue presentado a maestros de jardín de infantes dispuestos a participar y a 351 niños con diversos antecedentes socioeconómicos, en 18 escuelas públicas en los distritos escolares de Vancouver y Surrey.

El principio fundamental de Tools es que el desarrollo socioemocional y la mejora del autocontrol son tan importantes como la enseñanza de habilidades y contenidos académicos.

El programa enfatiza el papel del juego social en la construcción de funciones ejecutivas, que incluye habilidades como el autocontrol y la atención selectiva, la memoria de trabajo, la flexibilidad cognitiva, el razonamiento y la planificación.

Mejores resultados

Estudios anteriores habían demostrado que Tools produce mejores resultados para la lectura, las matemáticas y las funciones ejecutivas, pero este estudio mostró que Tools también mejora drásticamente la escritura, las funciones ejecutivas en el mundo real y tiene una serie de beneficios sociales y emocionales no documentados previamente.

Los enfoques educativos centrados en mejorar el autocontrol y la regulación de la atención han demostrado ser muy efectivos.

Por otra parte, los maestros que aplicaron el enfoque Tools reportaron más comportamiento de ayuda y un mayor sentido de comunidad. Al final del año escolar, estos maestros informaron que todavía se sentían llenos de energía y entusiasmados con la enseñanza, mientras que los maestros de control que aplicaron enfoques de enseñanza tradicionales, estaban exhaustos.

Como explica la maestra Susan Kochan, una de las educadoras que aplicó el enfoque Tools en un jardín de infantes de Vancouver:

 “Me ha gustado ver el enorme progreso que mis alumnos han logrado en escritura y lectura. Nunca había tenido tantos alumnos escribiendo dos o tres oraciones al final del jardín de infantes.

También disfruté ver el gran entusiasmo de los estudiantes por venir a la escuela y aprender. Les encantaron todas las actividades que hicimos, tanto, que muchos estudiantes no querían faltar a la escuela, incluso si estaban enfermos”.

En última instancia, señalan los autores, los resultados de este estudio se suman a una creciente literatura que demuestra los efectos positivos de los programas educativos centrados en la competencia socioemocional y académica de los niños.

Referencia: Randomized control trial of Tools of the Mind: Marked benefits to kindergarten children and their teachers. Plos One, 2019. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0222447