La violencia de género es un problema que ha estado acompañando a las sociedades desde que estas se reconocen como tal. Muchas culturas incluso aún consideran correcto o adecuado que los hombres “corrijan” a sus parejas con golpes.

Por suerte, esta es una costumbre arcaica que poco a poco está intentando ser erradicada de nuestra vida actual. No obstante, aún falta mucho, y en el ínterin podemos observar cómo más y más mujeres son víctimas de estas injusticias.

Investigación revela violencia generalizada y maltrato de mujeres en el parto

Muchas de estas empiezan con maltrato emocional y verbal, luego escalan a lo físico hasta que las consecuencias se vuelven fatales. Esto, a pesar de ser un tema muy recurrente, no suelo tener la misma cobertura o notoriedad en los medios que los crímenes realizados por bandas o problemas con la mafia.

A pesar de que ambas se tratan de problemáticas que las sociedades deben resolver, lo parece que estas estén prestando aún la atención suficiente a la primera. Por este motivo, el académico nativo de Dinamarca, Asser H.Thomsen, junto a otros cuatro investigadores se dieron a la tarea de traer a la luz estos datos y de este modo comenzar a hacer que este problema esté verdaderamente presente en la conciencia de los ciudadanos.

Los homicidios domésticos se presentaron como los más frecuentes

En el estudio recientemente presentado en Forensic Science International: Synergy el 24 de agosto, no solo se presentaron los datos de los homicidios que tuvieron a féminas como víctimas. De hecho, se trató de un trabajo de recopilación de datos que Thomsen realizó, junto con Peter M. Leth, Hans Petter Hougen, Palle Villesen y Ole Brinkae, para poder comprender en detalle los homicidios que ocurrieron en las últimas décadas en su país de origen.

Por nombre este simplemente llevó: “Homicidio en Dinamarca 1992-2016”. En él, podemos observar el trabajo recopilatorio que logró determinar las causas, los modos, las víctimas y los ofensores de los casi 1.500 homicidios que ocurrieron entre estas fechas.

Las tasas de suicidio y homicidio aumentaron entre 2007 y 2017 en EE.UU.

De este conglomerado de información los actos violentos fatales más repetidos fueron los domésticos –de los que las mujeres fueron las principales víctimas. Aunque en algunos casos –específicamente 75– los hombres también ocuparon el papel de víctimas ante sus parejas. Asimismo, entre estos años, hubo un total de 536 mujeres víctimas. Finalmente, de este número de asesinatos, 300 fueron perpetrados por la pareja de las féminas.

Luego, los segundos más repetidos fueron los homicidios ocurridos durante la noche a hombres, en donde el alcohol y las drogas se volvieron un factor común. No obstante, en todos los casos presentados en el estudio, se comprobó que los hombres fueron los perpetradores en más de 80% de las oportunidades.

¿Cómo han tenido acceso a esta información?

Para poder tener todos los datos con los que se consiguieron los resultados del estudio, Thomsen se valió de varias fuentes. La primera fueron los informes forenses de los cuerpos de las víctimas y la segunda fueron los correspondientes resúmenes policiales en los que se explicaban los detalles del caso, el modus operandi, el ofensor y los antecedentes tanto de este como de la víctima.

El trastorno de estrés postraumático (TEPT) aumenta el riesgo de adquirir infecciones

Gracias a esto, no solo fueron capaces de notar que los homicidios domésticos siguen siendo más frecuentes que los realizados por bandas, sino que, aunque estos últimos han descendido con los años, los primeros se mantienen estables. Sumado a lo anterior, otro detalle que tuvieron la oportunidad de comprobar es que en la mayoría de los casos, las víctimas de homicidios por violencia doméstica fueron antes también sometidas a abusos y maltratos, tal como lo confirmaban los informes y los hematomas registrados en sus cuerpos.

¿Qué podemos hacer ahora que la conocemos?

Básicamente, la intensión de Thomsen al hacer esto público es dar un golpe en la conciencia de la sociedad. Asimismo, tiene la esperanza de que su investigación pueda ofrecer más información sobre estos casos de violencia y, por ende, sobre cómo reaccionar a ellos con más eficiencia. Del mismo modo, espera que estos datos puedan contribuir a la creación de nuevas políticas que ataquen adecuadamente esta problemática.

Referencia:

Homicide in Denmark 1992–2016: https://doi.org/10.1016/j.fsisyn.2019.07.001

Más en TekCrispy