Cada vez con más regularidad vemos que los dispositivos móviles están prescindiendo de detalles como los botones externos. Todo ello, con la intensión de volverlos equipos totalmente funcionales únicamente con los controles que se pueden presentar en su pantalla.

Asimismo, vemos que esta última también supera con cada vez más regularidad sus límites –literales e inventivos. En este caso, es Huawei la compañía que ha decidido dar el siguiente paso para convertir toda la parte frontal de uno de sus dispositivos en una pantalla extra grande y optimizada.

La solución a un problema que no sabíamos que teníamos

A pesar de que las pantallas “desbordadas” que se vuelven curvas en sus laterales para mejorar la visión desde cualquier ángulo son lo que ahora reina en el mercado, ya se tratan de una característica bastante común de los dispositivos. Por ello, no es raro que un gigante de la telefonía móvil como lo es Huawei ya esté buscando nuevas formas de innovar en el mercado.

Por ello, ya para 2018 esta empresa registró su patente para la creación de un teléfono con pantalla maximizada y cámara invisible. No obstante, esta no se había hecho pública hasta el 29 de agosto de este año cuando WIPO (World Intellectual Property Office) la dio a conocer.

El nombre bajo el cual ha sido registrada la patente es “Terminal móvil y método de visualización de la misma”. Como su nombre lo indica, en ella se encuentran especificados todos los detalles de un posible futuro dispositivo de la compañía y de la disposición que tendría la “cámara invisible” dentro del mismo.

Con ella, llegó a nosotros el conocimiento de que las pantallas podían ser incluso más grandes y funcionales de lo que ya son. En consecuencia, Huawei fue capaz de solucionarnos un problema antes de que siquiera supieramos que lo teníamos.

Se filtraron los primeros datos de la nueva Matebook de Huawei

¿La cámara del futuro?

Con tantas compañías haciendo innovaciones en la calidad de sus cámaras traseras, era hora de que alguien se encargara de pensar en las posibilidades de la delantera. Para este caso, la patente de Huawei estima que su cámara debería estar localizada justo donde se encuentra la barra de información del teléfono –aquella en la que están datos como la hora, el estado de la batería y la conexión a la red.

Por lo general, esta –al igual que el flash, el zoom y todos sus complementos, se mantendrían ocultos detrás de esta barra. Sin embargo, al activar la cámara, esta área podría volverse completamente transparente dejando ver con claridad todos los componentes de la cámara. Gracias a ello, se mantendría discretamente oculta mientras no la usan, pero sí contaría con la calidad de una expuesta a la hora de utilizarla.

¿Es esta la única iniciativa?

No. En este nuevo mundo globalizado, las ideas vuelan y es muy difícil mantenerlas ocultas por mucho tiempo. Por ello, no es una sorpresa que otras empresas como Samsung y Xiaomi hayan manifestado su interés en intentar buscar alternativas a este problema.

Por una parte, Samsung ya se plantea la posibilidad de sacar al mercado dentro de solo un par de años, un teléfono con cámara oculta bajo la pantalla –aunque parece que Huawei le lleva la delantera en esa partida. Asimismo, la compañía Xiaomi se debate entre entrar a esa competencia o buscar otras alternativas con las cuales maximizar el tamaño de la pantalla.

Más en TekCrispy