No es la primera vez que este tipo de problemas se presentan en el camino de Peloton. Este emprendimiento del ramo del ejercicio y los deportes ya se ha encontrado en otras oportunidades bajo observación por su manejo de los contenidos musicales de su plataforma.

De hecho, este mismo año la compañía fue acusada por la Asociciación Nacional de Editores de Música (ANEM) por contar con más de 1.000 canciones en su plataforma sin las licencias apropiadas. Es decir que, se acusaba a esta compañía de estar utilizando estas composiciones sin pagar los respectivos derechos de autor a sus dueños.

Peloton no sería lo mismo sin su música

Para esa ocasión, que se dio alrededor de marzo de este año, Peloton tuvo una reacción rápida y contundente. Desde el momento en el que la demanda se hizo pública, cientos de canciones sin licencia simplemente desaparecieron de la plataforma.

Un hecho que disgustó enormemente a los usuarios pues estos ya tenían años disfrutando no solo de los servicios de entrenamiento de los equipos, sino de las playlist que venían con ellos. La desaparición de estas canciones dejó un vacío en el espacio musical de emprendimiento y un gran descontento entre sus usuarios.

No obstante, esto no evitó que Peloton continuara creciendo poco a poco y ganando cada vez más adeptos. La demanda, que en ese momento pedía 150 millones de dólares en reposición, no llegó a más debido a los rápidos movimientos de Peloton.

El reclamo ahora hace eco

Ahora, a menos de medio año de que se presentara esta polémica, Peloton vuelve a estar bajo los reflectores acusado de la misma situación. Lo demandantes –la Asociación Nacional de Editores de Música– aseguran que desde la primera acusación continuaron descubriendo incluso más canciones dentro del programa de entrenamiento que no contaban con las licencias apropiadas, es decir, que violaban el copyright.

Netflix elimina episodio de 'Designated Survivor' por demanda de censura en Turquía

Entre ellas, pudieron descubrir canciones pop del momento de artistas cono Taylor Swift, Ke$ha y Adele, por mencionar algunos. Asimismo, contaba incluso con “himnos” de la cultura pop tan conocidos como las canciones de grupos tan populares como los Beathes.

Un descuido de 300 millones de dólares

Este descubrimiento llevó a la ANEM a pedir a la autoridades la posibilidad de renovar su reclamo más temprano. Además de añadir nuevas canciones a la lista de agravios, ahora la Asociación busca obligar al emprendimiento a desembolsar una suma de 300 millones de dólares como una compensación por el uso ilegal que por años dio a miles de canciones.

¿Cómo ha respondido Peloton a todo esto?

Con tan solo días alejándolos del momento en el entrarán a la bolsa y se vuelvan una compañía pública, Peloton se ha mostrado muy dispuesto a terminar con todos los rumores. No obstante, la forma no ha sido tal como la que habríamos esperado.

En un comunicado, calificaron a la Asociación Nacional de Editores de Música como “nada competitiva” al referirse a su forma de manejar el asunto de las licencias en el mercado. Asimismo, aseguraron que continuarían defendiéndose ante cualquier acusación de ese tipo que surgiera en su camino.

No obstante, no hicieron una verdadera mención de los hechos ni tampoco lo negaron. Al parecer, es posible que Peloton solo repita su patrón anterior. En pocas palabras, se espera que haga desaparecer los tracks musicales que podrían ponerlo en problemas antes de comenzar a cotizarse en el mercado. Cabe destacar que este se trata de un movimiento vital para la compañía porque permitiría que esta, según se estima, duplique su valor actual y llegue a los 8 billones de dólares

Más en TekCrispy