Desde que estamos pequeños nos inculcan que el trópico se trata de uno de los mejores ambientes en los que puede proliferar la vida del planeta. Sin embargo, no son pocas las ocasiones en las que caemos en el error común de asumir que estas áreas son primordialmente las populares selvas húmedas.

Para estos momentos, después de más de un bicentenario de haber comenzado a estudiar y prestar atención a nuestro ambiente, aún existen ocasiones en las que descubrimos cosas nuevas sobre el mundo que habitamos. Este es el caso de un nuevo par de estudios que han tenido como meta entender el rol que las montañas juegan dentro de los ecosistemas.

Las sorprendentes habilidades de esta especie de salamandra asombran a los científicos

Sea dicho de paso que, este se trata de uno mucho más protagónico e importante de lo que en un principio podríamos creer. De hecho, los nuevos estudios han demostrado que estos parajes podrían ser los verdaderos nichos de la vida salvaje actual y que también lo han sido durante años para las especies más antiguas.

Un tributo a Alexander von Humboldt

Los investigadores a cargo de este par de estudiosos, Carsten Rahbek y Michael K. Borregaard, comentaron que sus nuevas investigaciones se “sostienen sobre los hombros” de aquellas realizadas hace más de doscientos años por el explorador von Humboldt que se dedicó a conocer, registrar y entender la biodiversidad que se encontraba en toda América Latina.

El resto de los participantes y coautores de esta investigación presentada en dos partes fueron: Robert K. Colwell, Bo Dalsgaard, Ben G. Holt, Naia Morueta-Holme, David Nogues-Bravo, Robert J. Whittaker y Jon Fjeldsa. Los resultados finalmente pudieron llegar a conocerse el 13 de este mes seguidos uno de otro en las publicaciones de Science.

Fue necesaria la unión de disciplinas para obtener nuevos resultados

Al igual que en sus investigaciones originales Humboldt mezcló los conocimientos de muchas disciplinas para llegar a tener una idea más completa de los diferentes ecosistemas latinoamericanos, estos científicos se dieron a la tarea de hacer lo propio pero enfocados en los ambientes montañosos.

¿Es errónea la teoría sobre el clima de la Tierra en los últimos 15 millones de años?

Con esta dinámica, mezclaron datos de áreas como la macroecología, la geología, la biología, las ciencias de la tierra y la biología evolutiva. Gracias a todas ellas, fue mucho más fácil conseguir ejemplos concretos de los beneficios que los ecosistemas montañosos le ofrecen a la naturaleza. Igualmente, se pudo comprender por qué parecen ser tan exponencialmente fértiles. Sobre todo, en comparación con otras áreas que podrían parecer menos áridas y más favorables (como las selvas tropicales).

Descubriendo la biodiversidad de las montañas

Básicamente, sus investigaciones consiguieron revelar que las montañas tienen dentro de su extensión la posibilidad de albergar una gran cantidad de micro-ecosistemas con características diferentes en un relativo reducido espacio –ello a causa de los diversos climas que se pueden presentar en una misma estructura montañosa. De este modo, en una misma área es posible que se desarrollen grandes variedades de formas de vida con características totalmente distintas diseñadas para adaptarse a la zona específica de la montaña en la que se encuentran.

Asimismo, descubrieron que muchos de los terrenos montañosos en algún punto en la antigüedad se alzaron desde el suelo oceánico. Con ello, es posible llegar a la conclusión de que parte de sus fértiles cualidades provienen de este tipo de suelo particular. Con el paso de los años, sus características se han mantenido y han vuelto a estas zonas cunas de vida por centurias.

Cazador cazado: este tiburón fue tragado por un gran pez de aguas profundas

Un impresionante detalle que vale mencionar es que estos espacios albergan a más del 85% de especies animales y vegetales de toda la tierra, aunque en realidad estos territorios apenas llegan a cubrir un 25% de la misma. A pesar de ser relativamente reducidos, han encontrado la forma de convertirse en santuarios para la vida animal y nichos para la aparición y proliferación de especies.

Se abre un nuevo camino para el entendimiento de la biodiversidad del planeta

Es posible que ello también tenga que ver con la facilidad de encontrar mayor resguardo de la mano humana en ellas que en otras ubicaciones. Un ejemplo perfecto de ello es que estas suelen ser las áreas en las que es posible ubicar muchas de las especies más antiguas del planeta. Curiosamente, también suelen ser los lugares en los que ha sido posible identificar nuevas formas de vida.

Por lo que podemos ver que, de hecho, hace más que presentar las condiciones para mantenerla. En verdad, aún en la actualidad es capaz de permitir la proliferación de nuevos organismos. Esta investigación nos ha ayudado a comprender un poco mejor el valor que tienen estos ecosistemas para el mundo. No obstante, aún hacen falta años de estudio para poder comprender por completo todos los secretos y bondades que resguardan estos parajes.

Referencias:

Humboldt’s enigma: What causes global patterns of mountain biodiversity? https://doi.org/10.1126/science.aax0149

Building mountain biodiversity: Geological and evolutionary processes: https://doi.org/10.1126/science.aax0151

Más en TekCrispy