Cuando vemos televisión una propaganda sobre algún medicamento, pensamos que este es promocionado porque ha cumplido con todos los criterios necesarios para ser apto para nuestro consumo. Sin embargo, hay varios ejemplos en la experiencia que nos indican que no siempre es así.

Meses atrás hablamos de un suplemento nutricional supuestamente indicado para mejorar las funciones cognitivas sobre el cual se descubrió posteriormente que podía afectar la fertilidad femenina y causar aborto espontáneo.

Pero en esta oportunidad hablaremos de un medicamento muy popular indicado para tratar la acidez estomacal, que ha sido desaconsejado recientemente por las autoridades de salud estadounidenses por contener una sustancia relacionada con el cáncer en su composición.

Un “probable carcinógeno humano”

El viernes 13 de septiembre, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) publicó un comunicado en el que informaba que analizaron muestras de ranitidina, mejor conocida por su nombre comercial asociado a la marca Zantac, y encontraron un contaminante llamado N-nitrosodimetilamina (NDMA).

La NDMA se usaba en la producción de combustible para cohetes, según indica la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., y también es un subproducto de algunos otros procesos industriales. De hecho, se considera un contaminante ambiental y puede encontrarse en el agua y los alimentos, incluidas las carnes, los productos lácteos y las verduras.

Pero lo más preocupante en torno a esta sustancia es que, según sus análisis de laboratorio aplicados en animales, ha sido clasificada como una “probable carcinógeno humano”.

No es necesario abandonar el medicamento

La FDA no está desaconsejando la administración de ranitidina para la acidez estomacal. El medicamento está siendo estudiado para determinar si las dosis de NDMA presentes son nocivas.

Curiosamente, esta misma sustancia se encontró en algunos medicamentos para el corazón y la presión arterial el año pasado. En aquellos casos, los productos fueron retirados del mercado para proteger a los consumidores.

Voluntarios que participaron en los eventos del 11-S tienen una mayor incidencia de cáncer

Pero antes de que el pánico se expanda, es necesario analizar la situación con cabeza fría. La doctora Janet Woodcock, directora del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA, explicó en el comunicado que los niveles de NDMA encontrados en el medicamento son considerablemente bajos, y los efectos nocivos de la misma ocurren con dosis más elevadas:

“Aunque la NDMA puede causar daños en grandes cantidades, los niveles que la FDA está encontrando en la ranitidina de las pruebas preliminares apenas superan las cantidades que podría esperar encontrar en los alimentos comunes”.

La organización se encuentra en un proceso de investigación profunda en torno a los niveles de NDMA en el medicamento, a fin de determinar si en dichas concentraciones este puede representar un riesgo para la salud de los pacientes.

De modo que la FDA no ha anunciado ninguna medida drástica contra la ranitidina. Por el momento, esta no será retirada del mercado, ni mucho menos quienes la tomen deben dejar de hacerlo.

Ahora bien, si la noticia ha sido demasiado y se desea cambiar de antiácido, hay una buena noticia: en el mercado hay varias alternativas que pueden cumplir de manera eficiente dicha función. Aunque siempre es recomendable hacerlo bajo asesoría médica.

Referencia:
Statement alerting patients and health care professionals of NDMA found in samples of ranitidine. https://www.fda.gov/news-events/press-announcements/statement-alerting-patients-and-health-care-professionals-ndma-found-samples-ranitidine

Más en TekCrispy