La contaminación del agua que baña nuestro planeta es un hecho innegable que no solo ha afectado la calidad del agua que ingerimos los seres humanos, que parece estar repleta de microplásticos, sino también el hábitat natural de muchos animales.

Hace unos meses reseñamos un estudio que encontró que más de 1,000 tiburones y rayas se han encontrado atrapados en redes desechadas y demás desechos de plásticos en el océano, lo cual se atribuyó a la actividad pesquera y mala disposición de los desechos.

Ahora bien, los delfines no han salido ilesos en cuanto a los efectos de la contaminación causada por la humanidad. Un estudio reciente realizado por científicos belgas y franceses ha encontrado que los delfines nariz de botella en el Canal de la Mancha están trasladando y heredando una especie de “cóctel tóxico”. Se trata de una mezcla de productos químicos que llevan años prohibidos en la industria, pero que no lograron desaparecer luego de su desecho.

Compuestos “para siempre” en el mar

A pesar de ser tan útiles por sus propiedades “casi para siempre”, la mayoría de los compuestos organoclorados son considerados tóxicos y difíciles de eliminar una vez utilizados, por lo que fueron prohibido en muchos países desde la década de 1970.
Tal es el caso de los bifenilos policlorados (PCB) son contaminantes orgánicos persistentes (COP) que han demostrado ser sumamente nocivos para la vida silvestre y para los humanos.

Sin embargo, el hecho de que se suspendiera su producción, no implica que desaparecieran milagrosamente. Recordemos la ley de la conservación de la masa: la materia ni se crea ni se destruye, solo se transforma.

Estos compuestos no se han transformado. Aún se encuentran presentes en la actualidad, y han logrado transportarse a largas distancias por medio del agua, aire y los seres vivos en general, siendo de especial mención en este caso la fauna oceánica.

Tal es el caso del delfín nariz de botella, Tursiops truncatus, una especie longeva y bien posicionada en la cadena alimentaria marina. Además, este posee una gruesa capa de grasa que junto con otros factores lo hace una especie ideal para el estudio de los contaminantes en el mar.

Y es que los compuestos mencionados anteriormente pueden disolverse en aceites y acumularse en el tejido graso de los mamíferos marinos, por ejemplo. Al reproducirse, estos pueden pasar dichas sustancias a sus crías durante el embarazo y la lactancia, creando una reacción en cadena.

Altas concentraciones de PCB en delfines

Delfines nariz de botella observados en el Golfo Normanno-Breton (Canal de la Mancha). Fuente: GECC

Los investigadores midieron los niveles de contaminantes industriales como los ya mencionados y mercurio en la grasa y la piel de los delfines en el Golfo Normanno-Breton, en la costa noroeste de Francia. También estudiaron la presencia de sustancias similares a los encontrados en delfines del mar Mediterráneo, alrededor de lo Everglades de Florida, en la costa de las Guayanas y en la bahía de Guanabara en Brasil.

“Los NDL-PCB representaron más del 91% de todos los compuestos orgánicos analizados, con concentraciones superiores a 393000 ng.g −1 lw en un delfín macho”.

Los resultados fueron realmente alarmantes: los delfines albergaban altas concentraciones de fluidos industriales como PCB, que podían alterar el normal transcurso de la vida marina llevando incluso a algunas especies a estar en peligro de extinción. Así lo declaró Krishna Das, profesor asociado de la Universidad de Lieja, Bélgica, quien participó en el estudio:

“Sospechamos que concentraciones elevadas de PCB pueden alterar la reproducción de los mamíferos marinos, lo que lleva a una disminución del número de recién nacidos, lo que afecta la renovación de la población”.

Ahora bien, realmente aún no están bien definidas las causas por las que estos químicos son dañinos para la vida. Se estima que el principal riesgo estaría en su acumulación en altas concentraciones, pero Das considera que “hay una buena razón por la que están prohibidos”. Alega que los PCB, por ejemplo, pueden alterar los receptores hormonales y afectar el sistema inmunológico de las criaturas.

Estos hallazgos deben ser aprovechados por los entes pertinentes a fin de generar conciencia en la industria y la población a nivel mundial sobre la importancia del correcto manejo de los fluidos industriales y la preservación de la vida marina.

Referencia:

High pollutant exposure level of the largest European community of bottlenose dolphins in the English Channel, Scientific Reports (2019). http://DOI:10.1038/s41598-019-48485-7