Los centenares de casos de enfermedad pulmonar asociado al vapeo registrados en los últimos meses han dado un impulso adicional a investigadores y entes reguladores para determinar cómo los aerosoles de los cigarrillos electrónicos pueden estar afectando la salud de los usuarios.

Hasta la fecha, estos estudios se han centrado en estudiar los componentes integrados en los líquidos base de los cigarrillos electrónicos, Pero ahora, los investigadores orientan su enfoque hacia el comportamiento de los usuarios, y afirman que no basta con estudiar qué se consume, sino cómo las personas utilizan estos productos.

Este enfoque podría reducir las tasas de adicción a opioides en pacientes postoperatorios

El comportamiento es clave

A fin de comprender los efectos que pueden tener los cigarrillos electrónicos en la salud de sus usuarios, resulta clave comprender la forma, por cuánto tiempo y qué resoplan los usuarios.

Los investigadores planean continuar estudiando cómo se utilizan los cigarrillos electrónicos, a fin de promover medidas que resguarden la salud de los usuarios.

Si bien aún no se cuenta con un entendimiento claro de cómo este comportamiento afecta la cantidad de cada sustancia que los vapeadores consumen en el transcurso de su vida diaria, hay razones para creer que es significativo.

Al recrear el comportamiento de vapeo en el laboratorio, los investigadores que estudian el comportamiento de los usuarios, pueden comprender mejor la naturaleza de los componentes que se consumen.

Hasta ahora, esas pruebas han revelado que la velocidad de flujo de la bocanada altera la naturaleza del aerosol, por lo que los usuarios pueden controlar la fuerza de cada bocanada simplemente al alterar la forma en que soplan.

Los investigadores han encontrado que los usuarios de cigarrillos electrónicos cambian su tasa de flujo de inhalación en la medida en que cambian los sabores o los niveles de nicotina, alterando su exposición a componentes comprobadamente dañinos o potencialmente perjudiciales.

Hallazgos significativos

Para una determinada marca y sabor de cigarrillo electrónico, existe una amplia gama de comportamientos de uso, como las tasas de flujo y la duración de la bocanada. Las repeticiones realizadas en dispositivos mecanizados muestran que la exposición varía en un amplio rango para cualquier producto dado.

Para comprender los efectos que pueden tener los cigarrillos electrónicos en la salud es clave comprender la forma, por cuánto tiempo y qué resoplan los usuarios.

Adicionalmente, se pudo observar que algunos usuarios de cigarrillos electrónicos inhalan todo el día, mientras que otros lo hacen en intervalos de tiempo más discretos, similares a los comportamientos observados al fumar cigarrillos tradicionales, lo cual resulto especialmente evidente en aquellos usuarios que apelan a los cigarrillos electrónicos como una alternativa para dejar de fumar.

Cigarrillos con marketing favorable al medio ambiente se perciben como menos dañinos

Incluso si para los cigarrillos electrónicos hay menos nicotina por inhalación, en comparación con los cigarrillos tradicionales, en algunos casos, los usuarios de cigarrillos electrónicos pueden consumir la misma o una mayor cantidad de nicotina en un día que alguien que fuma.

En este sentido, los investigadores pretenden continuar estudiando cómo se utilizan los cigarrillos electrónicos, con el propósito de que sus resultados puedan promover que los fabricantes desarrollen productos más seguros, y que los responsables de diseñar las políticas sanitarias puedan diseñar regulaciones significativas, para que el consumidor, en consulta con su médico, pueda tomar decisiones informadas.

Referencias:

Harmful and Potentially Harmful Constituents in Tobacco Products; Established List; Proposed Additions; Request for Comments. Federal Register, 2019. https://www.federalregister.gov/a/2019-16658

Framework to Estimate Total Particulate Mass and Nicotine Delivered to E-cig Users from Natural Environment Monitoring Data. Scientific Reports, 2019. https://doi.org/10.1038/s41598-019-44983-w

Electronic Cigarette Topography in the Natural Environment. Plos One, 2015. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0129296

Más en TekCrispy