Las enfermedades mentales siempre han sido una preocupación grave para las personas. Después de todo, en etapas muy avanzadas muchas de estas pueden hacer que nos desprendamos de lo que consideramos “nuestra esencia” o “lo que somos”; nuestra personalidad.

Entre ellas, existe un par que afecta gravemente a quienes las padecen y que pocas veces son detectadas antes de que sea tarde, estamos hablando del Alzheimer y de la demencia. En ambos casos, el cerebro va perdiendo funciones y conexiones, de modo que no podemos relacionarnos con nuestro ambiente de la misma manera. No obstante, ahora sabemos que ambos procesos, a pesar de tener unas consecuencias generales similares, no se desarrollan igual. Incluso, se sabe que existen diferentes factores que los delatan cuando se encuentran en sus etapas más tempranas.

¿Cómo podrían tus dispositivos inteligentes ayudar a diagnosticar el alzhéimer?

El deterioro cognitivo empieza desde temprano

Muchas veces las primeras fases del Alzheimer y de la demencia, por parecer poco graves, suelen ser ignoradas por quienes las padecen. Por ello, el tiempo pasa, la condición avanza y no se trata adecuadamente hasta que ya ha ocurrido una pérdida significativa en la capacidad de realizar procesos cognitivos.

En el caso de esta primera condición, uno de los síntomas iniciales es la dificultad para retener información, en otras palabras, problemas de memoria. Por otro lado, la demencia temprana se asocia con una leve merma de las capacidades cognitivas. De esta, se atribuye la causa a la perdida de vasos sanguíneos en el cerebro.

Así se llevó a cabo el estudio

Apariencia de un cerebro sano vs un cerebro con Alzheimer severo.

Para poder recoger los datos necesarios para dar las conclusiones fue necesario que primero se realizara una investigación. Esta se dio a conocer este septiembre en AAA Neurology. Distintos organismos como National Research Foundation of Korea, National Medical Research Council of Singapore y Duke-National University Singapore Medical School fueron los que pusieron su apoyo en este estudio.

Síntomas de depresión en el Alzheimer podrían ser signos de deterioro cognitivo

En él, 55 personas con las etapas tempranas de una u otra enfermedad estuvieron en observación. Asimismo, se estudiaron sus cerebros y conexiones a través del sistema PET o positron emission tomography (Tomografía de emisión de positrones) que se lleva a cabo al conectar escáneres al cerebro que permiten medir el comportamiento del mismo.

Estos fueron los resultados obtenidos

Gracias a los datos recaudados, fue posible ver que los individuos con Alzheimer temprano presentaron un deterioro cognitivo mayor y más rápido. Esto se vio en la disminución de las interacciones neuronales de sus cerebros en comparación a aquellos con demencia temprana. Asimismo, estos primeros también disminuyeron sus las conexiones de las neuronas hasta 13.6 veces más rápido que aquellos que sufrían de demencia.

Apariencia de un cerebro sano vs un cerebro con demencia severa.

Por otro lado, los que padecían de demencia temprana mostraron un aumento en las interacciones con el “control ejecutivo” (lóbulo frontal) del cerebro mucho mayor que los que sufrían de Alzheimer en sus primeras etapas. Debido a que el estudio se realizó con rapidez y con pocos participantes, aún no es posible extrapolar estos resultados a las grandes masas. Pero, sí son un primer paso para comprender con mayor profundidad estas enfermedades, cómo se presentan, sus síntomas, lo que causan, y –más importante aún– cómo responder a ellas.

Referencia:

Amyloid and cerebrovascular burden divergently influence brain functional network changes over time: https://doi.org/10.1212/WNL.0000000000008315

Más en TekCrispy