Cifras de la Organización Mundial de Salud muestran que el suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los adolescentes en todo el mundo. Hasta la fecha, la prevención del suicidio se ha centrado principalmente en los factores de riesgo psiquiátricos a nivel individual y en las estrategias para remitir y tratar a los jóvenes de alto riesgo.

Sin embargo, los investigadores y los responsables de la formulación de políticas recomiendan fortalecer los vínculos sociales positivos, debido a que la integración social puede reducir el comportamiento suicida tanto en jóvenes como en adultos.

Vendedores de armas de fuego en EE.UU. colaborarán para reducir los suicidios

Relaciones sólidas

De acuerdo a los resultados de una reciente investigación, las escuelas secundarias donde los estudiantes están más conectados con sus compañeros y el personal adulto, y comparten relaciones sólidas, tienen tasas más bajas de intentos de suicidio.

Los investigadores esperan que los resultados de este puedan ayudar a las escuelas a desarrollar intervenciones más efectivas e integrales.

Para llegar a esta conclusión, el equipo de investigación encuestó a 10.291 estudiantes de 38 escuelas secundarias, con el propósito de determinar la integración social a través de la estructura de red de relaciones de cada una de las escuelas que formaron parte del estudio.

A tal fin, el equipo les solicitó a los estudiantes que nombraran a siete de sus amigos más cercanos en su escuela. En un enfoque novedoso, a los estudiantes también se les pidió que nombraran hasta siete adultos en su escuela en los que confían y con los que se sientan cómodos hablando sobre asuntos personales.

Con estos datos los investigadores lograron construir redes sociales integrales para cada escuela, y con ello determinar si las diferencias en estas redes sociales dieron como resultado diferentes tasas de intentos de suicidio e ideación suicida (pensar o planificar el suicidio).

Factores protectores

Los investigadores encontraron que las tasas de intentos de suicidio e ideación fueron más altas en las escuelas donde los estudiantes nombraron menos amigos, las menciones de amistad se concentraron en menos estudiantes, y los amigos de los estudiantes con menos frecuencia eran amigos entre sí.

El suicidio es la segunda causa principal de muerte entre los adolescentes en todo el mundo.

Los intentos de suicidio fueron más altos en las escuelas donde los estudiantes estaban más aislados de los adultos. Las escuelas en las que más del 10 por ciento de estudiantes estuvieron aislados de los adultos se correlacionaron con un aumento del 20 por ciento en los intentos de suicidio.

Por el contrario, los intentos de suicidio fueron menores en las escuelas donde los estudiantes y sus amigos cercanos compartían fuertes lazos con el mismo adulto.

Las empresas deben mejorar sus campañas de prevención del suicidio

Los investigadores esperan que estos resultados puedan ayudar a las escuelas a desarrollar intervenciones más efectivas e integrales, ya que, a pesar de los esfuerzos realizados, las tasas de suicidio continúan aumentando.

Este estudio identificó factores protectores de la red social en todas las escuelas, incluyendo la cohesión entre las redes de adolescentes y adultos, una perspectiva que brinda nuevos enfoques y conceptos para la prevención del suicidio.

Referencia: Peer‐adult network structure and suicide attempts in 38 high schools: implications for network‐informed suicide prevention. Journal of Child Psychology and Psychiatry, 2019. https://doi.org/10.1111/jcpp.13102

Más en TekCrispy