El pez león, nativo de los arrecifes de coral en las aguas tropicales del Pacífico Sur y el océano Índico, es una especie invasora que amenaza el bienestar de los arrecifes de coral y otros ecosistemas marinos del Atlántico.

Debido a su papel en alterar el equilibrio ecológico de los ecosistemas de arrecifes de coral, el rápido crecimiento de las poblaciones de estos peces representa una grave amenaza para los arrecifes de coral de la región. En consecuencia, las industrias pesqueras y turísticas que dependen de los arrecifes de coral, también pueden estar en riesgo.

El calentamiento global no es la única causa de muerte de los arrecifes de coral de Florida

Una seria amenaza

Armado con espinas venenosas, el pez león tiene pocos depredadores naturales en su hábitat nativo, y no tiene depredadores nativos en la región del Atlántico y el Caribe. Los peces león son cazadores voraces que se multiplican rápidamente y pueden vivir en múltiples hábitats costeros, incluidos arrecifes de coral y manglares, y en profundidades que van desde cerca de la costa hasta más de 300 metros de profundidad.

Algunos esfuerzos se han centrado en capacitar a los buzos para capturar el pez león y organizar eventos de estilo “derby”.

Por contar con una apariencia colorida y dramática, el pez león es una especie de mucha popularidad en acuarios de agua salada. Aunque nadie está seguro de cómo o cuándo comenzó la invasión del pez león, evidencia sólida sugiere que la gente –involuntaria o deliberadamente– introdujo el pez león en el Atlántico a lo largo de la costa sureste de Florida, donde fueron avistados por primera vez en 1985.

El pez león ahora está invadiendo el Golfo de México, la costa este de Estados Unidos y la costa norte de América del Sur. Estos peces representan una seria amenaza para las poblaciones de peces de arrecife en toda la región y, por lo tanto, para las personas que dependen de ellos.

Planes de gestión

Los gobiernos de toda la región están desarrollando planes de gestión del pez león, con la esperanza de llevar a sus poblaciones a un nivel en el que ya no afecten a los ecosistemas.

Algunos gobiernos iniciaron campañas para promover el consumo humano del pez león, capacitando a los pescadores sobre cómo capturarlos, manipularlos, limpiarlos y prepararlos de manera segura. Las campañas de educación pública están ayudando a promover el consumo de pez león y desarrollar un mercado viable.

El rápido crecimiento de las poblaciones de estos peces representa una grave amenaza para los arrecifes de coral de la región.

Otros esfuerzos de gestión se han centrado en capacitar a los buzos para capturar el pez león y organizar eventos de estilo “derby” donde los buzos eliminan grandes cantidades de peces león de las áreas protegidas.

Investigadores descubren una nueva especie de mono tití en la selva amazónica

Los gobiernos también están llevando a cabo un seguimiento de las poblaciones de peces león y los patrones de crecimiento de la población, así como patrocinando la investigación de especies preferidas de presas de peces león y posibles especies de depredadores.

También se están realizando esfuerzos para coordinar una respuesta regional a la invasión, incluido el intercambio de “mejores prácticas de gestión del pez león” entre los administradores de los arrecifes de coral, la colaboración entre los gobiernos nacionales y las asociaciones con las industrias de pesca y turismo, la sociedad civil e instituciones de investigación.

Referencias:

Impacts of Invasive Lionfish. NOAA Fisheries, 2018. https://bit.ly/2m1W2vn

A differential prey response to invasive lionfish, Pterois volitans: Prey naiveté and risk-sensitive courtship. Journal of Experimental Marine Biology and Ecology, 2014. https://doi.org/10.1016/j.jembe.2014.06.002

Invasive red lionfish Pterois volitans blow directed jets of water at prey fish. Marine Ecology Progress Series, 2012. https://doi.org/10.3354/meps09580

Más en TekCrispy