Una característica universal del lenguaje humano es su estructura combinatoria: un conjunto finito de sonidos perceptiblemente distintos y sin significado (componentes básicos) que pueden ser recombinados productivamente para crear un conjunto teóricamente ilimitado de señales significativas.

Si bien los animales son claramente capaces de comunicarse utilizando señales vocales combinatorias, si usan elementos de sonido sin sentido en diferentes arreglos para generar un nuevo significado ha sido un tema de debate en la comunidad científica.

El ciclo lunar influye en el forrajeo y la migración de las aves

Identificando vocalizaciones

Investigar si los animales comparten esta habilidad combinatoria básica se ha complicado por las dificultades para identificar si las vocalizaciones de los animales están compuestas de sonidos más simples y sin sentido, o componentes básicos.

El hallazgo plantea la posibilidad de que la capacidad de generar significado a partir de componentes básicos esté extendida en los animales.

A fin de abordar esta cuestión, un equipo conformado por científicos de las Universidades de Zúrich, Exeter, Warwick, Macquarie y Nueva Gales del Sur, ha realizado una investigación en las llamadas del charlatán de corona castaña (Pomatostomus ruficeps), un ave muy social del interior australiano.

Investigaciones anteriores demostraron que las llamadas del charlatán de corona castaño parecían estar compuestas de dos sonidos diferentes “A” y “B” en diferentes arreglos al realizar conductas específicas. Cuando volaban, las aves producían una llamada de vuelo “AB”, pero cuando alimentaban a los polluelos en el nido emitían llamadas de aprovisionamiento “BAB”.

En el estudio actual, los autores usaron experimentos de reproducción, utilizados previamente para probar la discriminación del habla y el sonido en bebés humanos, para sondear la percepción de los elementos de sonido en los charlatanes. A través de comparaciones sistemáticas los investigadores probaron cuáles de los elementos se percibían como sonidos equivalentes o diferentes.

Distinción acústica

Al hacerlo, fue posible confirmar que las llamadas de los charlatanes de corona castaña podrían dividirse en dos sonidos perceptualmente distintos que se comparten entre las llamadas en diferentes arreglos. Además, ninguno de los elementos componen el significado de las llamadas, lo que confirma que por sí solos, los elementos no tienen sentido.

Aunque simples, los componentes básicos del sistema de estas aves podrían ayudarnos a comprender cómo evolucionó la estructura combinatoria del lenguaje humano.

El investigador Simon Townsend, catedrático de la Universidad de Zúrich y la Universidad de Warwick, se refirió a los resultados del estudio expresando:

“Esta es la primera vez que los componentes básicos generadores de significado de un sistema de comunicación no humano se han identificado experimentalmente. Aunque los componentes básicos del sistema de estas aves pueden ser de un tipo muy simple, aún podrían ayudarnos a comprender cómo evolucionó inicialmente la combinatoria en los humanos”.

Los topos tienen una de las formas de desplazarse más inusuales de la Tierra

Estos hallazgos plantean la emocionante posibilidad de que la capacidad de generar significado a partir de componentes básicos sin sentido esté muy extendida en los animales.

Sin embargo, los autores advierten que todavía existen diferencias considerables entre tales sistemas y la generación de palabras en el lenguaje. En tal sentido, los autores destacan que un enfoque en la distinción acústica de los sonidos en las vocalizaciones significativas de animales, ofrece una prometedora vía para investigar los componentes básicos de los sistemas de comunicación de los animales.

Referencia: Chestnut-crowned babbler calls are composed of meaningless shared building blocks. PNAS, 2019. https://doi.org/10.1073/pnas.1819513116

Más en TekCrispy