El canto de las aves se encuentra entre las exhibiciones vocales más llamativas de la naturaleza y entre los sistemas de comunicación mejor estudiados en animales. Incluso las personas más desprevenidas e indiferentes pueden apreciar los tonos delicados y las melodiosas armonías del canto de las aves.

Si bien el canto es solo un tipo de sonido que hacen las aves, es el más reconocible. Cada especie e individuo tiene una variedad de canciones y llamadas utilizadas en diferentes contextos que juntas componen su repertorio.

Así es como los murciélagos detectan presas camufladas en las hojas

Vocalizaciones complejas

Así como las vocales y las consonantes proporcionan la base de nuestras palabras y oraciones, las aves producen una serie de llamadas, canciones y melodías en un “lenguaje” tan matizado que podría rivalizar con nuestro propio alfabeto.

En los rituales de cortejo de algunas especies de aves, ambos sexos cantan en un dueto complejo que fortalece su vínculo de pareja.

Todo esto es gracias a un órgano vocal especial llamado siringe (equivalente de una caja de voz) que se encuentra en la unión de la tráquea y los bronquios en los pulmones. Su estructura, que varía con cada especie, hace posibles canciones y sonidos tan diferentes.

Las aves cantoras tienen vocalizaciones muy complejas y cada sonido tiene un propósito diferente y esto, a su vez, hace posible que se comuniquen entre sí en diferentes circunstancias. Las canciones pueden durar de 2 a 10 segundos, incluso más, y con frecuencia se repiten en secuencias.

El canto es generalmente más musical que otras llamadas, y suele incorporar una gama de tonos y ritmos en una secuencia conectada. En muchas especies, solo los machos cantan, y lo hacen visiblemente desde perchas altas y expuestas para llamar la atención sobre su canto y para que la canción se transmita a grandes distancias.

Las aves usan su canto para una variedad de propósitos dependiendo de la estación y las necesidades individuales de cada ave. Una canción fuerte y compleja anuncia a las aves cercanas que el territorio ya está habitado por un macho sano y activo. Cualquier otro macho que quiera desafiarlo por su territorio puede juzgar sus posibilidades de éxito interpretando la fuerza y ​​la complejidad de su canto.

Capacidad de respuesta

Del mismo modo en que el canto de un macho anuncia sus límites territoriales a sus rivales, también les permite a las hembras cercanas saber que quien emite el canto es un ejemplar fuerte y capaz de defender una buena región.

La complejidad de un canto puede indicar salud y madurez, ya que las aves mayores tienen más tiempo para aprender nuevos tonos y melodías, y la cantidad de tiempo que un macho pasa cantando demuestra su resistencia. Esto le permite a una pareja potencial saber que él puede mantenerla y darle la mejor oportunidad de procrear descendencia sana y fuerte.

Muchas aves cantan desde perchas altas y expuestas para llamar la atención y para que la canción se transmita a grandes distancias.

En los rituales de cortejo de algunas especies de aves, ambos sexos cantan en un dueto complejo que fortalece su vínculo de pareja. La interacción de sus canciones y cómo responden entre sí, demuestra su capacidad de respuesta y refuerza su compromiso mutuo. Esto también ayuda a anunciar que no están disponibles para otras aves individuales.

¿Cómo se vincula la luz de la luna con el comportamiento animal?

Algunos ornitólogos han teorizado que las aves también pueden cantar simplemente por placer. Si bien se necesita más investigación ya que la idea de las emociones de los pájaros todavía no se entiende bien y puede ser controvertida, es posible que algunas aves disfruten de sus propias canciones. En los casos en que los pájaros cantan sin preocupaciones territoriales o de cortejo, la belleza de la canción y el placer de producirla puede ser la razón por la que la vocalizan.

Cantar no está exento de peligros. Se necesita una gran energía y muchas calorías para producir tonos fuertes y claros, y los sonidos pueden atraer fácilmente a los depredadores y hacer que el “cantante” sea más vulnerable. Pero los beneficios que las aves obtienen al cantar, incluido un territorio privilegiado, una pareja sana y un lugar para criar a su descendencia, bien valen el riesgo.

Referencia: Investigation of musicality in birdsong. Hearing Research, 2014. https://doi.org/10.1016/j.heares.2013.08.016

Más en TekCrispy